miércoles, 21 de marzo de 2012

Lanzan sombras sobre el proceso electoral


PorIsrael Rodríguez Sánchez / israel.rodriguez@elnuevodia.com

Por primera vez desde 1980, la lluvia de irregularidades del proceso primarista del domingo levanta pesadas sombras sobre la pulcritud del proceso electoral administrado por la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) en conjunto con los partidos políticos.

Al atraso de la CEE en la divulgación de los resultados de las primarias la noche del evento, se sumaron ayer serias denuncias de fraude como la alteración del número de participantes a través del vaciado de listas (cuando funcionarios de un colegio votan en falsa sustitución de electores que no fueron); actas de votación llenadas incorrectamente y votos mal adjudicados intencionalmente.

En 1980, en medio del conteo de votos de las elecciones generales, una interrupción en el sistema eléctrico arrojó dudas sobre la validez del resultado final que le dio el triunfo al entonces gobernador Carlos Romero Barceló sobre su retador, Rafael Hernández Colón.

Ayer funcionarios de colegio todavía entraban datos de las actas de votación enviadas por las oficinas locales de la Junta de Inscripción Permanente (JIP) al sistema computadorizado de la CEE, labor que se supone hubieran completado la noche del domingo, como ha ocurrido en las pasadas décadas.

Las diferentes irregularidades han llevado a aspirantes, como el senador José Emilio González, a levantar sus denuncias ante el comisionado electoral de la Palma, Iván Cabán. González contó que, en su caso, su nombre no aparecía en el acta de votación de los colegios, en la que se contabilizan los votos.

Esa acta tenía impreso el nombre de cada aspirante y su número en la papeleta del 1 al 5, pero González, que era el número 6, quedó fuera. Eso provocó que sus votos fueran contados en la columna de nominación directa, en el apartado de “otros”, detrás de la papeleta o debajo de la columna 5.

Costoso error

“Ese error que cometió la Comisión, aparte del mal rato, me está costando una elección. El culpable de todo esto es la Comisión”, afirmó González. Dijo que pidió un recuento de todo el distrito de Arecibo porque está seguro que muchos de sus votos no fueron contados.

De igual forma, la representante novoprogresista Liza Fernández, quien fue elegida en las primarias como candidata al Senado por San Juan, adelantó ayer que llevará sus denuncias de irregularidades a la Fiscalía federal.

Fernández también se quejó de que hubo colegios en los que el número de votos no corresponde al número de votantes. En su caso, dijo que las irregulares comenzaron desde temprano el día de las primarias, cuando el camión de la CEE que traía los maletines con papeletas no estaba cerrado correctamente.

Fernández denunció que el alcalde de Guaynabo, Héctor O’Neill, agredió físicamente a uno de sus funcionarios de colegio y verbalmente a otros sin que la Policía interviniera. Dijo que O’Neill visitó oficinas de la JIP en un intento de controlar los procesos. También supo de aspirantes que pagaron $20 y $30 a los electores para que fueran a votar.

El esposo de Fernández, el representante Ángel Pérez, enfrentó los mismos contratiempos. A diferencia de su esposa, Pérez fue derrotado en la primaria del distrito representativo 6.

“Hoy ha habido reclamos de diversos sectores, pero no importa cuánto nosotros queramos mejorar los procesos, si la Policía se queda de brazos cruzados, de nada nos sirve”, lamentó.

En la elección al Senado por acumulación del Partido Nuevo Progresista (PNP), el exsecretario de la Palma, Héctor Morales, parecía destronar a la senadora Lucy Arce. Luego se supo que le habían adjudicado miles de votos incorrectamente. “El error fue al momento de (la JIP) transmitir los votos. Ahí fue donde surgió el problema”, dijo Arce, al indicar que Morales tenía poco más de 70 votos y ella 88, pero se informó a la CEE que él tenía 7,088 y ella ninguno.

Arce opinó que se trató de un “error involuntario”.

“Siempre en los procesos se buscan chivos expiatorios”, dijo la legisladora.

Participación artificial

Mientras, el comisionado electoral del Partido Popular Democrático (PPD), Eder Ortiz, agregó que a más tardar hoy solicitará formalmente a la CEE que se recuenten todos los votos en el PNP, al sostener que se aumentó artificialmente la participación en violación de ley.

Ortiz expuso, como ejemplo, que en la escuela José Felipe Zayas, de Coamo, aparecieron 149 electores del PNP votando por sus representantes por distrito. Sin embargo, la Palma reclamó en su “resumen de actas por unidad” que 747 novoprogresistas fueron a votar en ese plantel o unidad electoral.

Esto implicaría que 598 penepés fueron a la unidad, pero no votaron por sus candidatos a representante. Ortiz cuestionó que el supuesto total de electores -747- coincida con la suma de votos de los 10 aspirantes a la Cámara por acumulación en el PNP. Señaló que han visto patrones similares en unas 100 unidades en diferentes municipios, lo que podría representar un patrón a nivel de la Isla.

En reacción, Ángel Cintrón, director de campaña de Luis Fortuño, rechazó las denuncias del PPD y dijo que esas irregularidades las pudieron haber cometido los populares, pues en un precinto de Adjuntas la Pava reportó 1,929 votos y una asistencia de 2,575 personas. Es decir, 646 más que las que votaron.

“Invito al secretario del PPD y a su comisionado a corroborar si esto fue un error humano o intencional. De esta forma, nosotros enviamos mañana (hoy) 30 funcionarios del PNP a supervisar el recuento de ellos y que ellos envíen 30 funcionarios populares para supervisar el recuento de nosotros a ver si es verdad que el gas pela”, señaló Cintrón.

Daniel Rivera, Yaritza Santiago y Sandra Caquías colaboraron en esta nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada