viernes, 21 de octubre de 2011

Cuelgan medida sobre bebidas energizantes


por Nydia Bauzá / Primera Hora

En una extraña movida, el Senado le colgó ayer a la Cámara la medida legislativa que busca prohibir la venta de bebidas energizantes a menores de 18 años.

La medida también requiere que en los envases de las mismas se coloque información sobre el daño que pueden ocasionar a mujeres embarazadas y personas con condiciones cardiacas.

El proyecto de ley recibió 16 votos en contra de los senadores de la mayoría penepé, y nueve votos a favor, siete de la minoría popular y los restantes dos, del portavoz de la mayoría penepé, Larry Seilhamer y del senador novoprogresista Ángel “Chayane” Martínez.

La vicepresidenta del Senado, Margarita Nolasco, votó por abstención.

Los senadores populares Sila Mari González Calderón y Juan Eugenio Hernández Mayoral no estuvieron al momento de la votación.

El proyecto de ley había sido aprobado a viva voz y, cuando estaba en votación final, el presidente del Senado apareció en el hemiciclo y llamó a los senadores de su partido al Salón de Mujeres Ilustres. Después de que regresaron al hemiciclo, todos votaron en contra, excepto Seilhamer y Martínez, quienes ya habían votado en contra.

El senador novoprogresista Roger Iglesias justificó la derrota del proyecto. “Fue una decisión del caucus”, dijo sin explicar por qué.

El portavoz de la minoría popular, José Luis Dalmau, dijo que su delegación votó a favor porque la medida previene el que menores de edad ingieran este tipo de bebidas, que se ha demostrado que causan daño.

“Pienso que la acción de los compañeros viene de algún tranque con alguna medida y, derrotando el proyecto, piensan que le envían un mensaje a los compañeros de la Cámara”, dijo Dalmau.

¿Cree que hubo alguna presión de los distribuidores de estas bebidas?

Aquí no se descarta nada.

Por otro lado, el Senado aprobó ayer, con el rechazo de la delegación popular, un proyecto de ley para crear la oficina del inspector general.

El senador popular Cirilo Tirado dijo que la oficina no es necesaria y que se duplican las funciones de los auditores externos.

El senador penepé Carmelo Ríos, presidente de la Comisión de Gobierno, dijo que la oficina haría intervenciones preventivas porque el Contralor se ha convertido “en un ente para hacer señalamientos nada más”.

Además, la Cámara Alta devolvió a comisión un proyecto que impone pruebas de dopaje a los choferes de transportación escolar y dejó sobre la mesa el plan de reorganización número 12, que redenomina a la Autoridad de Edificios Públicos como la Corporación de Escuelas y Propiedades Públicas y le transfiere las funciones de la Oficina para el Mejoramiento de las Escuelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada