miércoles, 10 de octubre de 2012

Confirman la tuberculosis

Por Marga Parés Arroyo / mpares@elnuevodia.com El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) confirmó la existencia en la Isla de un brote de tuberculosis que hasta el momento ha causado tres muertes. Es el segundo brote de tuberculosis detectado en dos años. Esta vez, las muertes, que se detectaron en enero, tuvieron como escenario un hogar para pacientes de salud mental en Trujillo Alto. Tres personas murieron y otra cuarta falleció bajo sospecha de tuberculosis, ya que no se le realizó la prueba de la tuberculina. De los 32 residentes del hogar, el 81% (26) presentó infección latente (sin síntomas). Mientras, siete pacientes –hombres de 49 a 71 años– se contagiaron con la enfermedad activa. Además, otras siete personas reflejaron contagio. Estas eran empleados del hogar y familiares de los pacientes. La confirmación del brote fue divulgada en un artículo publicado por el CDC el pasado 5 de octubre, el Reporte Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR, por sus siglas en inglés). El documento ratifica el propósito de la visita de un equipo del CDC que viajó a la Isla a finales de marzo. Según el documento, aunque en enero de este año fue que el Departamento de Salud detectó el brote, el primer caso data de julio de 2010. El Nuevo Día visitó ayer el Hogar Margarita, en Trujillo Alto, donde ocurrió el brote. Dos empleados de la instalación –una casa de dos pisos ubicada en lo alto de una colina– informaron que la persona encargada del lugar no se encontraba y que no estaban autorizados para hablar. Solo se informó que allí vivían ahora 37 personas, todas pacientes de salud mental. El doctor Luis Martínez, quien dirige la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca), confirmó ayer que todos los residentes del hogar son pacientes de su agencia y tienen condiciones severas de salud mental. También dijo que este es uno de los 552 hogares de salud mental licenciados por Assmca. Problemas de acceso Según informa el CDC, los pacientes que arrojaron positivo a la prueba de tuberculina tardaron un promedio de 29 días en ser llevados a hacerse una radiografía de pecho. Además, tardaron otros 66 días más en comenzar el tratamiento adecuado. En total, estuvieron 99 días con el período contagioso de la enfermedad sin ser aislados, que es el paso inicial cuando se detecta un caso de esta condición altamente contagiosa. “Es evidente que en la parte de salud mental hay un desfase en los servicios”, dijo ayer el doctor Johnny Rullán, quien al momento del brote dirigía la División de Epidemiología de Salud. Según el epidemiólogo, durante la investigación del brote se detectó que la persona a cargo del hogar enfrentó gran dificultad en acceder a los servicios que necesitaban los pacientes. “Se supone que, después de un resultado positivo, en 24 horas se busque tratamiento”, dijo. Control de infecciones Según el doctor Martínez, a raíz del brote se añadieron criterios clínicos en el licenciamiento de estos hogares. “Ellos tienen que presentar unos criterios para el control de infecciones”, dijo, y explicó que los hogares deberán ahora hacerles un cernimiento a los pacientes tanto para tuberculosis como para otras enfermedades infecciosas. Además, Assmca está preparando un manual para el control de infecciones que se le va a repartir a cada uno de estos hogares. “Esto no debió haber ocurrido, no es lo que uno quiere que le pase a un familiar en estas circunstancias”, sostuvo Rullán, quien recalcó que se debe reforzar la cubierta de Mi Salud para que no haya trabas en el acceso a los servicios, particularmente, los relativos a la tuberculosis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada