miércoles, 10 de octubre de 2012

Más vulnerables los niños

Por Marga Parés Arroyo / Mpares@elnuevodia.com Durante los últimos tres o cuatro meses, las oficinas médicas y los laboratorios clínicos han notado un aumento de casos positivos a dengue. Este comportamiento coincide con la curva ascendente de casos sospechosos de dengue que se ha manifestado en los Informes Semanales de Vigilancia de Dengue desde el mes de mayo. Y, aunque toda la población está en riesgo, los niños lucen como los más afectados por la epidemia que finalmente decretó esta semana el Departamento de Salud. “Hoy (ayer) nada más ya he identificado diez casos sospechosos de dengue en niños desde seis años hasta jóvenes de 18”, dijo el doctor Omar Ortiz, con oficina en Trujillo Alto. Sin embargo, según el pediatra, de los más de 100 casos que ha identificado desde julio, solo ha tenido que hospitalizar a tres menores. La mayoría de los afectados, dijo, son residentes de los municipios de Trujillo Alto, Carolina, Loíza y San Juan. “Es que los pediatras somos bien agresivos con el tratamiento y hacemos los diagnósticos temprano”, dijo. “Además, los papás traen al niño rápido que le da fiebre y no esperan mucho, como (ocurre) cuando un adulto se enferma”. Shanuelys Pérez, de siete años, era una de las afectadas. Ayer la menor salía de un laboratorio clínico de Trujillo Alto ya que, por orden de su médico, debía hacerse un contaje de células sanguíneas (CBC, por sus siglas en inglés) para monitorear sus niveles de plaquetas (pequeñas células que circulan en la sangre). “Ya hemos venido dos días consecutivos al laboratorio y volvemos mañana (hoy)”, dijo Taisha Escalona, madre de la menor, quien presenta fiebre alta y malestar general desde el jueves de la semana pasada. Según la licenciada Yasmín Díaz, del Laboratorio San Miguel, en Trujillo Alto, aunque están identificando casos de todas las edades, en efecto los más afectados son los niños y los adolescentes. “Prácticamente todos los días estamos viendo casos (de dengue) y damos los resultados de los laboratorios rápido para que los médicos puedan hacer los diagnósticos”, dijo. Según la licenciada Ginette Santiago, del Laboratorio Clínico Michelsan, en Río Piedras, la necesidad de tener una orden médica para hacerse una prueba de laboratorio provoca que muchas personas no busquen tratamiento temprano para sus males. “Muchos se quedan en su casa hasta que se sienten peor, entonces no van al médico, sino a una sala de emergencias”, dijo Santiago, quien recalcó que el deducible para un CBC es de unos $3 para asegurados privados y, el costo, de unos $19 para aquellos que no tengan plan médico. Mientras tanto, la licenciada Myriam Santos, de la Farmacia Gelpí, en Río Piedras, comentó que el movimiento de productos relacionados a la prevención y el tratamiento de dengue -como medicinas a base de acetaminofén y repelente- ha sido muy lento. “Me sorprende que la gente no tome las medidas necesarias”, comentó María Isabel Vicente, de la Asociación de Farmacias de la Comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada