jueves, 10 de mayo de 2012

Histórico anuncio de Obama

Por Osman Pérez Méndez / operez@elnuevodia.com El presidente Barack Obama avivó al máximo el debate sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo al declarar ayer en una entrevista televisiva su apoyo a esas uniones. Es la primera vez que un presidente de los Estados Unidos respalda públicamente el matrimonio gay. “Es importante para mí, en lo personal, dar un paso y afirmar que las parejas del mismo sexo deberían tener la capacidad de casarse”, dijo Obama. Las reacciones fueron tan inmediatas como dispares. La congresista demócrata Nancy Pelosi catalogó la declaración como un “avance en los derechos civiles”. El virtual candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney, dijo que creía que “el matrimonio es entre un hombre y una mujer”. Romney ya había expresado antes su oposición al matrimonio gay cuando era gobernador de Massachusetts, estado que legalizó esas uniones mientras él ejercía su mandato. Otros estados, como hizo esta semana Carolina del Norte, han adoptado legislaciones para prohibir expresamente esas uniones. Las encuestas colocan a la opinión pública estadounidense más o menos dividida por igual entre quienes respaldan y quienes rechazan la postura de Obama. Para representantes de la comunidad LGBTT (lesbiana, gay, bisexual, transexual y transgénero) el anuncio del presidente representó un triunfo. “Es un día histórico que celebramos como un paso importante en la lucha por la igualdad para las comunidades LGBTT. Es una postura firme y valiente de Obama, sobre todo en un año eleccionario”, dijo en un comunicado el activista Pedro Julio Serrano. Rea Carey, directora ejecutiva del Task Force Nacional de Gays y Lesbianas, dijo que se trataba de un hito y que “la espera ha concluido... Esperamos por mucho tiempo para escuchar esas palabras de nuestro presidente”. No estaba claro, sin embargo, qué alcance podría tener la posición expresada por el presidente. En sus declaraciones Obama se refirió a su posición personal, y no ha trascendido, al menos por ahora, que se quiera impulsar algún tipo de medida encaminada a regular esas uniones a nivel estadounidense. En términos legales, el asunto de los matrimonios entre personas del mismo sexo es regulado por los estados. Divididos los políticos El congresista demócrata boricua José Serrano salió en respaldo del presidente y dijo que “su apoyo refleja los cambios en nuestra nación... no hay razón alguna para negarle a una pareja que se ame el derecho a casarse”. Desde Nueva York, el presidente también recibió ayer un importante espaldarazo tanto del gobernador del estado, Andrew Cuomo, como del alcalde de la Gran Manzana, Michael Bloomberg, quienes vieron su declaración como un avance en materia de derechos civiles. Pero no todos se mostraron eufóricos o complacidos con el mensaje de Obama. El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, fue tajante en que no respalda al presidente, aunque aclaró que rechaza el discrimen por orientación sexual. “Pienso, como la mayoría de los puertorriqueños, que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Así debe ser, y así seguirá siendo en Puerto Rico”. Otro político demócrata que no está de acuerdo con el presidente es el candidato popular a la gobernación, Alejandro García Padilla, quien expresó en un programa radial (Radio Isla) que no favorece “el matrimonio entre personas del mismo sexo... El matrimonio es entre un hombre y una mujer”. El pastor Esteban González, de la iglesia Discípulos de Cristo, dijo respetar la posición de Obama pero aclaró que no la comparte. “Como persona, como individuo, el presidente tiene derecho a opinar sobre cualquier asunto. Pero para mí está claro, (el matrimonio) es la unión de un hombre y una mujer. Cualquier otra interpretación, para mí, no es válida”. La pastora Wanda Rolón, de la Iglesia La Senda Antigua, reconoció que “se trata de un asunto bien delicado”, pero dijo que “como pastora, me reafirmo, reconocer cualquier otra forma que no sea la que Dios estableció, no debe ser. Podrán cambiar las leyes, pero no la palabra de Dios”. Esta no es la primera vez que Obama da pasos encaminados a reconocer derechos de la comunidad LGBTT. Antes ya había ordenado poner fin a la norma de las Fuerzas Armadas conocida como “No preguntes, no digas”, que prohibía a quienes admitieran su homosexualidad ser parte de ese cuerpo. Poco impacto electoral La posición de Obama de apoyar el matrimonio gay probablemente tendrá poco efecto en las elecciones de noviembre, según opinaron ayer varios expertos. Algunos estimaron que podría favorecer al presidente. Está claro que los sectores conservadores que rechazan el matrimonio gay no apoyaban al presidente Obama antes del anuncio de ayer. El rechazo seguramente será más palpable en las zonas rurales y estados conservadores donde ya se han aprobado prohibiciones por ley a tales uniones. Pero para los votantes más liberales, que a menudo no participan de las elecciones, este respaldo puede ser un aliciente para que acudan a las urnas. De la misma forma, podría ser una postura atractiva para captar la atención de los votantes más jóvenes que favorecen ideas radicales o novedosas. El tema desde ya promete estar en el centro de los debates presidenciales para las próximas elecciones. “Evolución” del presidente “He tenido dudas respecto del matrimonio gay, en parte porque pensaba que las uniones civiles eran suficientes”, dijo Obama en una entrevista con la cadena ABC en la Casa Blanca reseñada por The Associated Press. “Yo era sensible al hecho de que, para mucha gente, la palabra ‘matrimonio’ es algo que invoca tradiciones muy poderosas, creencias religiosas y mucho más”. Ahora, añadió el mandatario, su opinión “ha evolucionado”, según AP. Obama habló sobre su apoyo a los matrimonios gay en términos relacionados con su vida personal, al afirmar que sus hijas Malia y Sasha tienen amigos de padres homosexuales, de acuerdo con la agencia noticiosa. “A Malia y a Sasha no les quedaría claro que de algún modo los padres de sus amigos fueran tratados en forma distinta”, dijo Obama. “No tiene sentido para ellas”. Obama agregó que pensó en “aquellos soldados o miembros de la Fuerza Aérea o infantes de Marina que están ahí afuera luchando en mi nombre”, según AP. Obama dijo que su esposa, Michelle, estuvo también involucrada en su decisión y concuerda con él en el apoyo a los matrimonios gays.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada