lunes, 14 de mayo de 2012

El dengue nos chupa el vivir


Por Marga Parés Arroyo/mpares@elnuevodia.com

En Puerto Rico, el costo de enfermarse con dengue supera los $46 millones al año, y casi la mitad de ese gasto (48%) lo pagan las familias boricuas.

Tan grande gasto ocasionado por tan pequeño insecto adquiere proporciones preocupantes, si se considera que la mitad de los costos indirectos del dengue, es decir, aquellos que no están relacionados con la enfermedad, se atribuyen a la pérdida de productividad.

En otras palabras, el que se enfermó perdió por partida doble, ya que también tuvo que ausentarse de su trabajo.

De la misma manera, se afectó la familia cercana, que también tuvo que faltar a sus labores para cuidarlo y ni hablar de otras tareas y desembolsos imprevistos relacionados con el cuidado de un enfermo que se van sumando poco a poco y drenando la alcancía familiar.

De hecho, el costo promedio por cada caso de dengue se estima en $3,078 al año.

Estas reveladoras cifras son parte de un estudio realizado por investigadores de los Institutos Schneider de Políticas de Salud de la prestigiosa Universidad de Brandeis, en Massachusetts.

El estudio, titulado el “Costo económico del dengue en Puerto Rico”, fue publicado en febrero en la reconocida revista científica “The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene” (www.ajtmh.org).

En Puerto Rico, el dengue es endémico, es decir, que se reportan casos durante todo el año, aunque la época pico es de agosto a noviembre. Este año -y hasta la semana pasada- ya se habían reportado al Departamento de Salud 1,400 casos sospechosos. Aunque el año pasado la transmisión del virus se mantuvo baja, este año, con cinco casos de dengue hemorrágico ya confirmados, el nivel de notificación está por encima del promedio histórico.

En la última epidemia registrada -hace dos años- se reportaron cerca de 20,000 casos sospechosos, de los cuales 32 terminaron con la muerte. En el 2007, un total de 19 personas fallecieron de dengue, al igual que otras diez en 1994.

“Impresionante”

“Eso es un impresionante abreojos”, dijo el doctor Miguel Colón, presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas, al conocer el impacto económico del virus. El galeno coincidió en que es importante que se invierta más en prevención y educación, y que esto no se limite al período alto de transmisión.

La investigación de la Universidad de Brandeis es el primer estudio que presenta en detalle el impacto socioeconómico del dengue.

Más allá de costos directos de hospitalización y servicios médicos, la investigación también midió cómo se afectó la calidad de vida del paciente durante su enfermedad, además de la duración del virus, pérdida de productividad y salario, y tiempo perdido por los que estuvieron a cargo del cuidado del paciente.

Como parte del estudio, se entrevistaron pacientes y se recopiló información de médicos, hospitales, compañías de seguro y otras fuentes.

Mientras las familias boricuas asumen casi la mitad de los costos, el Gobierno solo incurre en 24%, los planes médicos en 22% y los patronos en 7%.

Se estima que, en promedio, la ausencia laboral tras un caso de dengue es de 5.3 días pero, en los casos más graves, el tiempo perdido puede alcanzar los 30.5 días, considerando el impacto al enfermo y sus familias.

Salud con manos atadas

El estudio recomienda que Puerto Rico destine menos dinero a tratar la enfermedad y más a la fase de prevención y vigilancia del dengue.

Según la investigación, cada dólar invertido en la vigilancia y prevención ahorraría cinco dólares en costos relacionados al virus.

Pero fuentes del Departamento de Salud dijeron a El Nuevo Día que esa agencia carece de empleados y recursos para prevenir la propagación del dengue. Durante años, una queja constante ha sido la falta de inspectores y vectores para asperjar y atender las querellas sobre criaderos de mosquitos.

La Ley 7 de Emergencia Fiscal y el retiro temprano han agravado la situación, informaron funcionarios de la agencia que hablaron con la condición de que no se les identificara.

Mayra Toro, secretaria auxiliar de Salud Ambiental, confirmó que la agencia solo cuenta con 130 inspectores de salud ambiental para todo Puerto Rico. Estos inspectores tienen más de 34 funciones, incluyendo la de atender querellas de dengue.

“Esto le cuesta millones al País”, afirmó Concepción Quiñones de Longo, subsecretaria de Salud.

No obstante, ni ella ni ningún funcionario de alto rango de la agencia revelaron cuál es el presupuesto de Salud para el manejo del dengue.

El informe de la Universidad de Brandeis indica que el 62% del presupuesto para el dengue proviene de fondos federales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada