jueves, 10 de mayo de 2012

Se tambalea el avance económico

Por Joanisabel González / joanisabel.gonzalez@elnuevodia.com Los avances que Puerto Rico había obtenido hasta la fecha en materia económica se encuentran en la cuerda floja por los vaivenes en el precio del crudo y la poca fortaleza de los ingresos al fisco, pero sobre todo, porque ha resurgido la posibilidad de que Estados Unidos se contagie con la crisis europea. De acuerdo con el economista Juan Lara, Puerto Rico no se afectará de inmediato por el resurgimiento de la crisis europea, una región que ya se entiende regresará a un ciclo recesionario. Pero si se revierten los acuerdos de austeridad que calmaron la incertidumbre de los inversionistas el año pasado, ello tendrá el efecto de disipar la confianza inversora y acentuará los retos internos que experimenta Puerto Rico y que todavía quedan por atenderse. consumidores cautelosos Esa realidad, según Lara y otros entrevistados, significa que los consumidores y las empresas continuarán actuando con cautela, en momentos en que la economía local necesita mayor flexibilidad e inversión. “Nos han vuelto a levantar una bandera roja con el tema europeo”, dijo Lara a El Nuevo Día. De acuerdo con Arturo Carrión, vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Bancos, el problema de Europa puede afectar a la Isla en la medida en que la situación incida sobre la economía estadounidense. No obstante, Carrión sostuvo que la situación europea no influenciará tanto en el futuro económico de la Isla como los problemas internos que encara Puerto Rico y que, hasta cierto punto, impiden que el sector bancario preste con el vigor que se requiere. “Hasta marzo pasado, el riesgo de que el sistema financiero mundial se contagiara, particularmente aquel de Estados Unidos, se había disipado”, agregó el economista y catedrático en la Universidad de Puerto Rico. Ahora, en menos de una semana, el crecimiento modesto de la primera economía del mundo y el ánimo inversor han regresado al terreno de la incertidumbre. Esto, debido a que la victoria de François Hollande en Francia y los esfuerzos del favorecido líder de izquierda en Grecia, Alexis Tsipras, podrían revertir los acuerdos y medidas de austeridad que se adoptaron en la zona euro. Tales acuerdos fueron condición de rescate a los países en problemas y, ahora, su posible eliminación ya tiene repercusiones inmediatas. Por un lado, el Banco Central Europeo (BCE) advirtió la salida casi inminente de Grecia de la zona euro si abandona el plan de austeridad suscrito con esa entidad y el Fondo Monetario Internacional. Por otro lado, los inversionistas enviaron otro mensaje al dispararse la prima de riesgo de España e Italia. En ambos casos, ayer, los bonistas pedían entre 4.2% y 4.5% más de lo que aceptan cuando compran un bono alemán. Ayer, los principales índices bursátiles del mundo, desde el industrial Dow Jones hasta el índice Shanghai, cerraron a la baja, entre cuatro décimas y casi 2%. “En la medida en que un cambio político muestre un rumbo distinto al de austeridad puede propiciar que vuelva a crearse un clima de desconfianza”, dijo Lara. Eso podría ser particularmente perjudicial para la Isla, explicó el economista, pues recientemente, la “delicada” situación fiscal de Puerto Rico ha quedado expuesta en los círculos inversores estadounidenses, un evento que, según el economista, puede ser un efecto indeseado del “éxito” que se adjudica Puerto Rico cuando los inversionistas institucionales “devoran” los bonos de la Isla. Esta semana, El Nuevo Día reseñó las inquietudes de las firmas Breckinridge y MacKay Shields en torno a una posible insolvencia por parte de la Isla. Anteriormente, este diario documentó las advertencias o degradaciones crediticias recientes por parte de Moody’s Investors Service y el aumento de la deuda pública total. “La situación fiscal de (el Departamento de) Hacienda ha mejorado, pero no se ha consolidado”, sostuvo Lara. “Nuestra economía necesita crecer para que podamos consolidar las finanzas públicas y alejar el peligro de tener que entrar en otro programa de austeridad en el futuro cercano”. Fortaleza bancaria Según Carrión, si la situación llegara a complicarse, lo que a su vez haría más difícil la actividad prestataria, la ventaja es que ahora el circuito bancario comercial de la Isla posee niveles de capitalización más altos -unos $7,200 millones- que antes de la crisis. Eso, indicó, permitirá que el sector pueda atender cualquier problema que surja en la economía y que redunde en el deterioro del crédito. Por otro lado, Carrión sostuvo que aunque la situación parece agravarse, el nuevo liderato europeo tendrá “un choque con la realidad” tan pronto internalice que “ninguna economía puede funcionar sin tener la confianza de los inversores”. En ello coincidió Fernando Batlle, a cargo de Santander Securities. “La razón prevalecerá y las aguas volverán a su nivel”, dijo el banquero de inversiones. “Las medidas de austeridad son necesarias y en su momento hay que balancearlas con medidas pro crecimiento”, agregó el pasado vicepresidente de Financiamiento para el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) al agregar que en el caso de España, el Gobierno toma acciones “contundentes” para estabilizar al sector bancario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada