jueves, 19 de abril de 2012

Ya son más las mujeres que deciden parir en sus casas


jueves, 19 de abril de 2012
Soraida Asad-Sánchez / Primera Hora

Horrible.

Así es como una joven madre de cuatro hijos describe su experiencia de parir en un hospital.

“Tú sientes que te roban tu parto, que te quitan el poder de mujer, te amarran, te cohíben de beber agua, te cohíben tu movimiento, te dicen cuando pujar y cuando no”, detalla Carol Toledo, quien dio a luz a sus primeros dos hijos en una institución hospitalaria y los últimos dos en su casa con la ayuda de una partera.

Recomendaciones de la OMS sobre el nacimiento.Cuando Carol de enteró de su tercer embarazo le causó miedo y pánico pensar que tendría que regresar a un hospital. Por tal razón, decidió que iba a tener a su hija en la casa. “Me preparé para lo que era parir en la casa, realmente cuando tu confías en tu cuerpo, cuando tu confías en el proceso, en que es un proceso natural, en que todo va a estar bien y con la ayuda de papito Dios tu sabes que todo va estar bien y además que cuentas con unas parteras preparadas y certificadas”.

La realidad es que existen muchos miedos relacionados a los partos en el hogar y hasta cierto las mujeres que toman dicha decisión afirman que sus allegados le cuestionan las razones para tomar esa decisión. El miedo mayor son las complicaciones.

Rita Aparicio, partera con 30 años de experiencia, señala que sólo un dos por cientos de los partos en el hogar tienen complicaciones y que cuando una mujer es de alto riesgo no le hacen el parto en casa ya que “para eso están los hospitales y eso es lo que han entendido muchos países en que los hospitales colaboran con las parteras”.


Puerto Rico es uno de los países con los más altos índices de cesáreas, para el 2010 hubo un 46.3 por ciento, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que no hay razón para que un país tenga una tasa de cesáreas mayor a un 15% de sus partos. En el 1980 la Isla tenía un 18.2 por ciento.

La gran mayoría de las mujeres que han sido sometidas a una cesárea no tienen la oportunidad de tener un parto vaginal, por lo que muchas deciden contratar a una partera, para poder vivir la experiencia de parir a sus hijos. De hecho, Aparicio señala que la OMS sugiere que más mujeres tengan partos vaginales luego de una cesárea. “En Puerto Rico estamos atrasados en eso, en Estados Unidos hay estadísticas de partos vaginales después de cesáreas, en Puerto Rico no existen. Ni el Centro de Control de Enfermedades (CDC), ni el mismo Censo de Puerto Rico, ni el mismo Departamento de Salud tienen estadísticas de cuántos partos vaginales hay después de una cesárea, y eso es una desgracia para el país”.

El movimiento que está surgiendo en PR es una réplica lo que está sucediendo en muchos países donde las mujeres han decidido apoderarse de su proceso de alumbramiento.

“Hay que hacer un renacimiento en la forma de nacer, eso nos toca a todas las mujeres, a las consumidoras, no es asunto de parteras, no es asunto de enfermeras, no es asunto de médicos, es un asunto de salud pública, es un asunto de consumo, de que las mujeres reclamen sus derechos como hacen cuando compran un artículo y no están contentas”, puntualizó la partera durante el Primer Congreso Internacional "Integrando la ciencia y el arte del nacimiento" que se lleva a cabo en el Centro para Puerto Rico de la Fundación Sila M. Calderón, en Río Piedras.

Carol se convirtió en doula luego del nacimiento de su tercer hijo, y describe la experiencia de parir en la casa como “la gloria”, sin embargo, aclara que “es una decisión personal que tiene que salir de la mamá y que viene acompañada de una buena educación”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada