martes, 17 de abril de 2012

La biblioteca y la animación a la lectura


17 de abril de 2012 - Opinión - Dra. Hilda E. Quintana y Dra. Matilde García-Arroyo
Es maravilloso tener computadoras y programas educativos; sin embargo, nada se compara con el placer de tener un libro en las manos.



El verdadero paraíso es una biblioteca. -Jorge Luis Borges

La semana pasada se celebró la Semana de la Biblioteca. Fueron muchas las instituciones que llevaron a cabo diversas actividades para celebrar la lectura y los libros. Este año la subsecretaria para Asuntos Académicos, Dra. Grisel Muñoz Marrero, y todos sus programas se unieron a la campaña de lectura Puerto Rico Lee para Ser un Mejor País auspiciada por la INTERMetro y su Cátedra UNESCO para el Mejoramiento de la Lectura y la Escritura, EL VOCERO, Ediciones SM y Universia y a la actividad que la campaña organizó en celebración del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil: la lectura simultánea del cuento Gabriel Comelibros.

Nuestra rectora, la Profa. Marilina Wayland se comprometió a obsequiar a cada escuela que se inscribiera un ejemplar de una edición especial del libro que conmemora los 100 años de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Tenemos que destacar que muchísimos bibliotecarios y maestros planificaron las actividades con mucho entusiasmo y alegría. Por eso, hoy queremos agradecerles el esfuerzo realizado y la prontitud con la que nos enviaron las fotos y reseñas de las actividades. Les prometemos que poco a poco se irán publicando en la revista Peques, en la sección El mundo de Gabriel Comelibros en EL VOCERO dominical.

Esta actividad que llevamos a cabo con el apoyo de todos nuestros auspiciadores, nos ha permitido reflexionar sobre el papel tan importante que realiza la biblioteca en la animación de la lectura. Sabemos que son muchos los maestros y bibliotecarios que continuamente realizan actividades para fomentar la lectura. Nos han comunicado que participan en el Maratón Puertorriqueño de Lectura y que tienen clubs de lectura, entre otras. Sin embargo, según nos comunican su compromiso con la animación lectora, también nos expresan una seria preocupación. Muchos nos han comentado de la carencia de libros debido a que se está dando mayor auge a la tecnología. Ellos necesitan tener libros atractivos que cautiven a los niños a leer por placer.

Es maravilloso tener computadoras y programas educativos; sin embargo, nada se compara con el placer de tener un libro en las manos. Sin estos los bibliotecarios no podrán organizar “acto[s] consciente[s], realizado[s] para producir un acercamiento afectivo e intelectual a un libro concreto, de forma que este contacto produzca una estimulación genérica hacia los libros” (Carmen Olivares citada en José Quintanal Díaz, La animación lectora en el aula, Madrid: Editorial CCS, 2005, p.26) tan necesario para formar lectores. Ese fue uno de los objetivos de la lectura simultánea, que a los niños se les leyera el cuento y que ellos lo disfrutaran y así fue. Los hemos visto en las fotos recibidas y lo vivimos en el CEDIN, la Escuela Laboratorio de nuestro Recinto, donde también se leyó Gabriel Comelibros a 300 niños y niñas.

Reiteramos que el papel de la biblioteca y por ende el del bibliotecario en la promoción de la lectura es muy importante. Sin embargo, es necesario que las bibliotecas se utilicen más, que se desarrolle el hábito de visitarlas, de sacar libros, de descubrir los tesoros que hay en sus anaqueles. Lamentablemente, a menos que uno sea estudiante o investigador, por lo general no las visita. No existe en nuestro país la costumbre de visitarlas, muy especialmente las comunitarias, para sacar libros regularmente. Por otro lado, si se digitalizan todas las bibliotecas en nuestros pueblos y escuelas esto solo abonará a que se continúe viendo la biblioteca como un lugar para hacer asignaciones. ¡Qué pena! Que conste que promovemos el uso de la tecnología y la facilidad de utilizar Internet para investigar. Más, sin embargo, entendemos que es necesario concienciar a los padres y al público en general de la importancia de auspiciar las bibliotecas. También es necesario desarrollar este hábito en los niños y jóvenes para que adultos disfruten de las buenas lecturas y patrocinen las mismas. No podemos olvidar que un pueblo que lee es un pueblo sabio, rico, culto. Por eso, el lema de nuestra campaña: Puerto Rico Lee para Ser un Mejor País. Sin embargo, si no tenemos bibliotecas escolares y comunitarias llenas de buenos libros para que se puedan realizar diversas actividades de animación a la lectura, no lo lograremos.

Con el propósito de que todos rememos en la misma dirección, les ofrecemos algunas sugerencias que no requieren mucho esfuerzo y que pueden atraer a los estudiantes a las bibliotecas.
• Crear un grupo de amigos de la biblioteca que pueda recomendar libros, embellecer el lugar, organizar ferias de libros, etc.
• Abrir puertas y ventanas en todo el sentido de la palabra. Por una parte, para que haya mayor iluminación y por otro lado, para que más alumnos y miembros de la comunidad la utilicen.
• Conseguir donaciones de compañías, vecinos, miembros de la comunidad escolar para comprar libros de interés para los alumnos.
• Ampliar los horarios y estimular las visitas a la biblioteca para fomentar la lectura por placer.
• Organizar clubs de lectura entre los miembros de la comunidad escolar.
Aunque tarde, reciban todos los bibliotecarios y bibliotecarias una calurosa felicitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada