jueves, 26 de abril de 2012

Por Yaritza Santiago Caraballo / ysantiago1@elnuevodia.com A la cadena de cambios en los requisitos para ser elegible a las becas Pell se suma un nuevo ingrediente: tener el diploma de cuarto año de escuela superior, o de lo contrario el individuo no podrá recibir esta ayuda federal. Este nuevo requisito -que entrará en vigor a partir del 1ro. de julio- afectará cada año a cerca de 5,000 estudiantes de instituciones de educación postsecundaria. Además, dejará desprovisto al País de entre $40 millones a $50 millones de fondos para becas, sostuvo ayer el presidente de la Red Técnica Universitaria de Puerto Rico, Guillermo Nigaglioni. La ley de Título IV permite a aquellos individuos que no tienen diploma de cuarto año de escuela superior tener acceso a las becas Pell si pasan la prueba de conocimientos “Ability to Benefit Test” (ABT) o si completan al menos seis horas crédito o 225 horas regulares en una institución elegible para ayudas del referido estatuto federal. El programa ABT consiste en que los estudiantes aprueben un examen reconocido y aprobado por el Secretario de Educación de los Estados Unidos para determinar si poseen la habilidad o las destrezas necesarias para beneficiarse de los programa de estudios que ofrezcan las instituciones postsecundarias, aunque el estudiante no haya completado su cuarto año de escuela superior. Pero ahora -sin el diploma- el estudiante tendrá que costear sus cursos postsecundarios. Esto, según Nigaglioni -también presidente y principal oficial ejecutivo de EduK Group, que opera el Instituto de Banca, entre otras instituciones- amenaza con dejar en la calle a miles de individuos que buscan la oportunidad de estudiar y lograr un mejor empleo. “El estudiante que no se puede mover a lograr su cuarto año va a estar en la calle con menos probabilidades de conseguir algo”, dijo. “Nosotros como asociación e instituciones individuales apoyamos que el estudiante consiga su cuarto año, pero hay que trabajar con la realidad”, sostuvo. Golpe al desertor Y es que entre los estudiantes que completan el cuarto año de escuela superior a través de exámenes libres hay muchos desertores que con los nuevos requisitos de las becas Pell verán tronchados sus sueños de prepararse mejor. “Esto va a afectar a los que más necesitan, a los que quieren echar para adelante y eso puede crear más desempleo”, opinó la profesora y exsubsecretaria del Departamento de Educación, Ana Helvia Quintero. Si bien este nuevo requisito impacta al individuo, algunas de las instituciones postsecundarias que trabajan con el programa ABT también recibirán un cantazo en sus ingresos pues anticipan una merma en la matrícula de estudiantes. Armando Rodríguez, director de admisiones de MBTI, sostuvo que un 20% de los estudiantes matriculados en esa institución se afectarán en el próximo curso académico pues no cualificarán para estudiar con becas. MBTI cuenta con un total de 2,000 estudiantes en sus cuatro centros. “No es que no puedan venir, es que tendrán que costear los estudios si no tienen el diploma de cuarto año”, puntualizó. Asimismo, Mayra Vilanova, directora del Departamento de Asistencia Económica de John Dewey College, destacó que de los casi 10,000 estudiantes que tienen a través de sus nueve recintos, entre 15% y 20% se quedará sin servicios si no costea los estudios. “Es una oportunidad que se les cierra a las personas que han sido marginadas a través de los años, que han sido desertores escolares, que han sido jóvenes embarazadas que no han podido estudiar. Esto es un grupo grande que se queda sin el servicio. Es duro”, dijo. Ante este panorama, la profesora Quintero sostuvo que el gobierno tendrá que buscar alternativas para ayudar a esta población educativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada