jueves, 26 de abril de 2012

PÉRDIDA NETA DE RECURSOS

Por Yaritza Santiago Caraballo / ysantiago1@elnuevodia.com La salida de 20,000 estudiantes del sistema público, que obedece principalmente a la baja en nacimientos y el éxodo hacia Estados Unidos, se traduce en pérdidas de recursos en las escuelas y la fuerza trabajadora futura, según expertos consultados. Las posibles consecuencias incluyen el cierre de más escuelas, menos fondos federales para la educación en la Isla y menos presupuesto para los planteles escolares. En su mensaje de presupuesto, el gobernador Luis Fortuño mencionó que el Departamento de Educación (DE) tendrá $162 millones menos para gastar. Gran parte de la rebaja en el presupuesto vigente de $3,500 millones que tiene la agencia se atribuye a que se esperan 20,000 estudiantes menos en las escuelas públicas. Esa reducción de alumnos se refleja principalmente en los grados primarios e intermedios. Según la demógrafa Judith Rodríguez, la baja de 29% que se ha experimentado en el número de nacimientos vivos durante la última década explica la merma de estudiantes. Para el año 2000 hubo 59,460 nacimientos, cifra que bajó en el 2010 a 42,195. Los altos costos de la crianza son un factor tras esa baja, combinado con el hecho de que mientras mayor nivel educativo tiene la madre menos hijos procrea. “El cambio en la cantidad de estudiantes se ve cuando entran a kinder, porque el sistema escolar empieza en ese grado, y se ha visto una baja de un año a otro”, sostuvo Rodríguez. Desde el 2006 al presente, las escuelas públicas en la Isla han perdido 90,000 estudiantes entre las edades de cinco a 17 años, según cifras del DE. La fuga de sobre 300,000 boricuas a los Estados Unidos también ha provocado el decrecimiento poblacional escolar, de acuerdo con el antropólogo Jorge Duany. A esto añadió que una buena cantidad de niños se están moviendo a escuelas privadas y centros de educación alternativa. Esta merma de estudiantes a nivel público levanta banderas, según los expertos, porque muchos fondos federales que recibe la Isla dependen de la cantidad de niños en las escuelas. Por ende, el cierre de escuelas podría ser la orden del día. De hecho, dos escuelas en Guaynabo ya fueron consolidadas en una. “Ya se ha visto que han cerrado escuelas en el casco de Río Piedras y el argumento ha sido que no hay suficientes estudiantes para ese plantel”, sostuvo Duany. No obstante, el secretario del DE, Edward Moreno, no ve peligro en el posible recorte de fondos, al explicar que gran parte de la inyección federal que se recibe se usa para capacitación y desarrollo profesional de los maestros. “No nos afectamos por los fondos y estamos satisfechos con el presupuesto que tenemos y con el cual podemos operar”, sostuvo Moreno, quien tampoco vislumbra una merma en los programas educativos por falta de matrícula. Esto, aunque maestros y directores denunciaron que en algunas escuelas varios cursos vocacionales serán retirados el próximo año escolar por falta de matrícula. No se esperaba que la reducción en la población de niños y jóvenes y en la fuerza productiva fuera tan acelerada, según Duany, por lo que teme que a largo plazo se disparen el desempleo y la pobreza. “Cada vez hay más personas viejas que no trabajan y dependen del trabajo de las personas de edad productiva, por eso la tasa de dependencia está aumentando”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada