jueves, 26 de abril de 2012

Medicina amarga republicana

WASHINGTON – Los vientos que soplan en el Congreso le auguran problemas al próximo Gobierno de Puerto Rico para financiar el programa Mi Salud si prosperan, ahora o en 2013, las iniciativas republicanas que le quitarían a la Isla el acceso a cerca de $700 millones anuales en Medicaid. Anoche, en votación partidista, el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes federal adoptó una medida de su presidente, el republicano Fred Upton (Wisconsin), que eliminaría a partir del momento en que se convierta en ley el aumento en los fondos de Medicaid que concede la reforma de salud del presidente Barack Obama. En su esfuerzo por sustituir los recortes automáticos acordados en 2011 en el presupuesto de Defensa y Seguridad Nacional, la mayoría republicana apoyó recortar $23,000 millones en el programa Medicaid durante la próxima década, incluidos alrededor de $5,000 millones que faltarían por entregar a Puerto Rico de cara al año fiscal federal 2019. Con los nuevos fondos de Medicaid, el total de asignaciones a Puerto Rico para este año fiscal federal debe ascender a $1,000 millones, casi la mitad de los fondos del plan Mi Salud que el gobernador Luis Fortuño quiere expandir. La medida republicana también afecta a los demás territorios beneficiados con la llamada ley “Obamacare”, cuya constitucionalidad puede decidir en junio el Tribunal Supremo de Estados Unidos y la que el probable candidato presidencial republicano Mitt Romney quiere derogar. “Si hicieran estos recortes en una serie de estados, la gente estaría gritando alarmada”, dijo el portavoz de la minoría demócrata en el Comité de Energía y Comercio, Henry Waxman (California), quien aseguró que “vamos a pelear por esto” en el pleno de la Cámara, en el Senado o hasta en la Casa Blanca. “No va a avanzar esa medida en el Senado”, aseguró, por su parte, el presidente del Caucus Hispano del Congreso, el demócrata Charles González (Texas), quien es miembro del Comité de Energía y Comercio. Para el comisionado residente Pedro Pierluisi, es clave la “unidad de propósitos” entre los demócratas, que tienen una ligera mayoría en el Senado, para frenar la legislación republicana. “La medida (de Upton) envía un mensaje ofensivo y de desprecio a los territorios”, dijo Pierluisi, quien sostuvo que el gobernador Fortuño ha conversado sobre el asunto con el portavoz de la mayoría, Eric Cantor, y el propio Upton. Pero, recordó que el pleno de la Cámara baja también ha aprobado derogar toda la reforma federal de salud y la legislación nunca ha conseguido paso en el Senado. “Siempre defenderé a mis constituyentes por encima de afiliaciones políticas y cualquier otro asunto que se interponga a ese objetivo”, señaló, por su parte, Fortuño, en un comunicado de prensa, al anunciar su rechazo a la legislación, que puede ir en mayo al pleno de la Cámara baja. ‘recorte irresponsable e inmoral’ La demócrata Donna Christensen, delegada de las Islas Vírgenes y quien es parte del comité, presentó sin éxito, a nombre de los territorios, una enmienda que buscó tachar la reducción de fondos. “Este recorte es irresponsable e inmoral. Le da un golpe demoledor a los territorios”, indicó Christensen. El único republicano que defendió en la audiencia los recortes a Puerto Rico y los territorios fue Lee Terry (Nebraska). “Más allá del ahorro de dinero, no han provisto justificación para los recortes (a Puerto Rico)”, dijo, por su parte, Edwin Park, del Centro de Presupuesto y Política Pública Prioritaria. pierluisi prevé más malos ratos Los detalles de los recortes fiscales que impulsa el plan republicano, aprobado en el pleno de la Cámara baja, apenas comienzan a aflorar. Hace unos días se conoció que los republicanos también contemplan recortar en 17% los fondos de asistencia alimentaria, aunque aún no se conoce la intención específica sobre Puerto Rico. Originalmente, el presidente del Comité de Presupuesto, Paul Ryan (Wisconsin), impulsó una propuesta que bajaría de $5,550 a $3,000 el máximo anual que un estudiante universitario puede obtener en becas Pell, aunque los republicanos en el Comité de Educación después aceptaron mantener el tope actual. Mientra más avance la discusión del presupuesto republicano en la Cámara baja, “continuaremos pasando malos ratos”, señaló Pierluisi, quien está afiliado a los demócratas. Pero, las expectativas son que las diferencias entre demócratas y republicanos tengan que ser resueltas después de las elecciones presidenciales de noviembre, cuando el nuevo escenario político dictará los pasos a seguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada