lunes, 14 de noviembre de 2011

Destruida por el dolor la familia de niño de dos años baleado mortalmente

por Darisabel Texidor Guadalupe / Para Primera Hora

Coamo. En lo que considera un acto de “cobardía”, una abuela destrozada por el dolor reclamaba justicia por la muerte de su pequeño nieto de apenas dos años a manos de delincuentes.

Con lágrimas y sin poder creer aún lo sucedido, Leida Gastaliturri, abuela del bebé víctima inocente de una balacera el pasado sábado, expresó su tristeza ante su inesperada muerte.

El infante Jatdiel Hernández Santiago, murió luego de recibir dos impactos de bala mientras jugaba junto con unos primitos frente al apartamento 2 del edificio 1 del residencial El Cemí de Santa Isabel durante la visita de su progenitora, Jessie Santiago de Jesús, a su hermana.


“No es fácil aceptar una muerte así, estaba empezando a vivir”, dijo la abuela paterna.

Comentó que fue su hijo, Leiram Hernández, quien la llamó para informarle sobre el acontecimiento, pero que cuando llegó al hospital San Cristóbal de Ponce, ya el menor había fallecido.

Recordó con voz entrecortada el angustiante momento en que su hijo, de 31 años, le dijo llorando que su bebé había muerto.

“Él está destruido; ese nene era la luz de sus ojos”, mencionó Gastaliturri.



Comentó que su nuera casi no sale de su hogar en el barrio Las Flores, de Coamo, y que el sábado fue a visitar a su hermana sin imaginar que viviría una pesadilla.

“Estaba en el lugar incorrecto en el momento menos preciso”, indicó la abuela.

Argumentó que los padres aún no han podido asimilar la tragedia.

“Uno no piensa que le puede tocar la criminalidad, ahora entiendo el dolor de una madre que pierde a un hijo”, manifestó luego de realizar los trámites en la Funeraria San Blás, donde será el velatorio.

“Los niños no tienen la culpa de lo que hacen los adultos; fue un cobarde hacerlo donde estaban los nenes”, comentó la mujer, quien pidió a los responsables que se entreguen a las autoridades.

Ésta señaló que las exequias se harán tan pronto el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) les entregue el cuerpecito de Jatdiel.

Reacciona el Gobernador

Al tiempo que lamentó la muerte del pequeño de dos años, el gobernador Luis Fortuño aseguró ayer que su administración destinará todos los recursos necesarios para el esclarecimiento del cruel crimen.

A su vez, insistió en que este tipo de crimen no se puede permitir y recabó en la colaboración de la ciudadanía a que denuncien cualquier información que ayude a buscar el o los responsables que acabaron con la vida del infante.

“Nosotros tenemos que volver a ser una sociedad que respeta la vida humana, especialmente de niños inocentes. Esta administración no va a permitir que se salgan con la suya estos sinvergüenzas que están queriendo imponer el miedo y el desorden en nuestras calles”, subrayó en medio de una conferencia de prensa también relacionada con temas policiales.

Urge cooperación

El jefe de la División de Homicidios de Ponce, teniente Ángel Feliciano, hizo un llamado a la ciudadanía para que cooperen en la investigación del asesinato de este niño.

“Necesitamos la cooperación para poner estas personas tras las rejas”, dijo el teniente.

Sobre la pesquisa, mencionó que tienen varias personas de interés, así como el supuesto blanco de los gatilleros, pero están entrevistando personas para esclarecerlo lo más pronto posible.

“La madre, dentro de la situación, ha estado accesible”, destacó Feliciano.

La investigación está a cargo del agente Benjamín Martell y la fiscal Ada Torres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada