martes, 4 de octubre de 2011

Sicarios disparan contra auto con cuatro niños


Maribel Hernández Pérez y Michelle Estrada torres / Primera Hora


Eran las 3:35 de la tarde, una hora de gran congestión por la salida de los estudiantes de sus escuelas. Una mujer viajaba con sus cuatro hijos— tres niñas de ocho años, dos años y cuatro meses y un varoncito de 6 años—, por la autopista Luis A. Ferré, en dirección de Caguas a San Juan. En ese instante, sicarios comenzaron a tirotear su vehículo. No les importó que hubiera pequeños allí.

¿El resultado? Dos de las menores heridas: una niña de dos años recibió un impacto de bala que ayer la mantenía grave, y su hermana, de ocho, resultó con fragmentos de cristales en la mano derecha.

El tiroteo comenzó frente a la sucursal del Banco Bilbao Vizcaya, cerca de la salida hacia la carretera PR-177, desde un auto cuya descripción se desconocía hasta la tarde de ayer.

Las balas iban dirigidas hacia los ocupantes de una guagua Chrysler Town & Country blanca del 2008, donde viajaba la madre y sus cuatro hijos.

El tiroteo se extendió hasta la confluencia de la salida hacia la carretera #1, en dirección hacia Río Piedras, poco antes de la parte posterior del residencial Las Amapolas, en Río Piedras, donde la guagua se barrió y quedó en sentido contrario al tránsito.

Al cierre de esta edición, los investigadores de la División de Homicidios de la región de San Juan, a base de lo que les sugiere la extensa escena, creen que el conductor de la guagua, cuyo paradero se desconoce, disparó también contra los gatilleros, ya que se recuperó sobre la guantera del vehículo una pistola.

“Ella tiene que contestar la procedencia de esta arma, es una pistola Glock, desconocemos si había sido disparada o no”, dijo el superintendente auxiliar en Operaciones de Campo (SAOC), coronel Leovigildo Vázquez.

Yaralee Aldrich Hernández, madre de los niños y de 25 años, resultó ilesa. Ésta logró detener a un conductor que la transportó, junto con sus hijos, hasta el Centro Médico de Río Piedras.

Fue la niña Jerialee Colón Aldrich la que resultó herida de gravedad tras recibir un impacto de bala con entrada por el muslo derecho y salida por el abdomen. Ayer mismo fue intervenida quirúrgicamente de emergencia en el Hospital Pediátrico debido a su condición de gravedad. “Una de las menores tiene una herida de bala que le entra por el muslo, que le sale por el abdomen; su condición está un poquito delicada. Los otros menores están ilesos, fragmentos de cristal que le causaron abrasiones, pero totalmente leve”, dijo Vázquez Bonilla.

Su hermanita de ocho años sufrió heridas leves en la mano derecha con los fragmentos de cristal roto por el tiroteo. Sus hermanitos resultaron ilesos.

Los hijos de Colón Aldrich son de tres padres diferentes.

Vázquez Bonilla indicó que no hay duda de que el tiroteo iba dirigido hacia los ocupantes de la guagua.

“Todo apunta en este momento a que los disparos iban dirigidos hacia el interior de esta guagua. Entendemos que sí, que estaban buscando a alguien en el interior de la guagua. Por eso, necesitamos entrevistarla a ella (madre de los menores) para conocer qué tipo de situación ocurrió”, añadió el oficial.

La mujer sólo alcanzó a indicarles a los investigadores que salieron de su apartamento en el residencial Jardines de Condado Moderno, en Caguas, y que iban hacia Isla Verde.

“Estamos tratando de entrevistar a la mamá de los menores, que son de la región de Caguas. Viajaban en dirección hacia Isla Verde. Le estamos dando el espacio para que ella después que se componga nos dé información de lo que allí pasó”, agregó el coronel.

El vehículo tiroteado está registrado a nombre de un vecino del barrio San José, en Toa Baja.

“Cualquier persona que pueda arrojar luz sobre lo que allí ocurrió que dé ese paso al frente, y lo que todos nos preguntamos: si iba alguien más en el vehículo, si alguien vio, que también nos digan”, agregó Vázquez, tras señalar que está confiado en que la madre de los menores va a cooperar con la pesquisa.

En esta etapa preliminar de los sucesos no se pudo establecer el motivo de la balacera y su objetivo, agregó el coronel, quien acudió al Centro Médico acompañado por el director regional de San Juan, comandante Orlando Rivera Lebrón.

“Nosotros no descartamos nada, por eso es que es importante que, tan pronto haya la oportunidad, puedan entrevistarla a ella”, observó Vázquez Bonilla.

Sobre la posibilidad de que las autoridades federales asuman la jurisdicción de la pesquisa, a la luz del nuevo entendido suscrito, manifestó que una vez se complete la pesquisa se consultará con el fiscal José B. Capó.

Un tramo de la autopista fue cerrado mientras los investigadores del Instituto de Ciencias Forenses levantaban la evidencia de la extensa escena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada