jueves, 27 de octubre de 2011

Pronto vienen los arrestos

Por Jackeline Del Toro Cordero, EL VOCERO

Los arrestos de las personas sospechosas por la muerte del niño Lorenzo González Cacho deben darse cerca del Día de Acción de Gracias y de madrugada, anticipó el ex juez Julio Soto Ríos, al analizar la información que trascendió ayer en EL VOCERO.

Se tendría que hacer un arresto sorpresivo, de noche, después de las tres de la madrugada, opinó.

Soto Ríos –quien fue el fiscal que realizó el arresto de la actriz Lydia Echevarría como sospechosa de la muerte de su esposo, el productor Luis Vigoreaux– sostuvo que a casi un año de que la jueza de Familia Sonia del Toro cediera la custodia temporera de las hermanas del niño al padre, ya deben estar en condición de hablar sobre lo ocurrido.
Enfatizó en la importancia del testimonio de las menores.

“El caso de Lorenzo no se puede radicar hasta que las niñas estén hábiles, es decir, que presten una declaración y eventualmente declaren en el proceso”, sentenció el togado.

El ex juez de Familia dejó claro que “por la naturaleza del caso, no tienen nada que temer. Pueden declarar por circuito cerrado. Ana Cacho ni nadie las puede tocar ni con la mirada. Hay las facilidades”.

Además, manifestó que dada la exposición del caso en los medios de comunicación, “lo más lógico es que el caso no se vea por jurado, por la cobertura tan intensa en los medios”.
A raíz de su experiencia como juez y profesor de Derecho, sostuvo que el juicio debe ser por Tribunal de Derecho, y no por jurado, ya que mucha gente tiene una opinión formada de los hechos.

Soto Ríos añadió que “ese juez deber ser no solo de experiencia sino con conocimiento de Ciencias Forenses, porque el grueso de la prueba del Ministerio Público va a ser científica, aparte del Informe de Patología, hay resultados de DNA, estudios de cabello, trabajos de escena, y eso son cosas bien importantes”.

En cuanto a posibles acusaciones por conspiración y encubrimiento, advirtió que “a no ser que se asocien al asesinato, están prescritos. Como la mayoría de las otras personas de interés, que eran como seis o siete, pero si las están reduciendo a cuatro, entiendo que ese joven (Genaro Camacho) que fue a Justicia, si es cierto como parece ser, es una forma de ablandarlo”.
Dijo, además, que “partiendo del supuesto de que el agente federal tiene inmunidad, ya que lo restituyeron en su trabajo y lo sacaron de Puerto Rico, el testimonio de este otro puede ser usado para fortalecer el caso. Eso me tiene en entredicho, ya que a no ser que el agente federal no está dando todo el cuadro, sería para ablandarlo (a Camacho).

El Departamento de Justicia había dicho que se dependía del testimonio de la adolescente, ahora de 15 años, y la menor, ahora de seis, para aclarar lo ocurrido con su hermano, quien tenía ocho años al momento de su muerte.

Hasta el momento, la progenitora de los menores, Ana Cacho, no ha declarado a las autoridades; mientras que el abuelo de los niños, Carlos Cacho, reclamó la semana pasada que los arresten para declarar en Corte lo que saben.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada