miércoles, 26 de octubre de 2011

Mueren 277 personas en las carreteras

por Leysa CaRo González / Primera Hora

Una vez más, una familia puertorriqueña sufre la irreparable pérdida de uno de los suyos en medio de un choque automovilístico que, de seguro, se pudo haber evitado.

La víctima más reciente en las carreteras fue una adolescente de 15 años que, al igual que su hermana y su madre, fue arrollada por un conductor que, según la investigación policiaca, guiaba intoxicado.

Zamillian Rodríguez murió ayer mientras recibía atención médica. Su hermana y progenitora sobrevivieron a los golpes recibidos por el auto conducido por Jaime Rivera Lugo.

Sonia Señeriz, quien perdió a su hijo en medio de un accidente causado por un conductor en estado de embriaguez, lamentó el incidente y exigió justicia. “Una persona que decide beber, pero que después decide guiar bajo la influencia del alcohol, es un irresponsable y le debe caer todo el peso de la ley”, sentenció.

Al día de hoy, y a pesar de todas las campañas preventivas, 277 personas han muerto en las carreteras, tres más que para la misma fecha el año pasado. De estas muertes, 87 fueron peatones, 97 conductores , 47 pasajeros y 34 motociclistas, entre otras.

Del total de las colisiones, en el 40% de las mismas está presente el alcohol y en el 43% el factor velocidad, indicó, por su parte, la directora ejecutiva de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito (CST), Zoriemy Rivera.

Mientras, se estima que el 95% de los accidentes ocurridos se deben a factores humanos, como las distracciones, o no tomar las medidas de seguridad necesarias mientras manejan, como respetar el límite de velocidad.

“La ciudadanía debe crear conciencia, es un deber ser responsables mientras manejamos un vehículo. No podemos tener conductores irresponsables como en este lamentable hecho, donde los efectos de embriaguez impactan a esta familia y resulta en la noticia de una muerte”, dijo preocupada al destacar que todavía queda mucho por hacer.

La exhortación, expresó la funcionaria, es a respetar los niveles de velocidad, a no manejar bajo los efectos del alcohol, a utilizar el cinturón de seguridad en todo momento y a ubicar a los infantes en sus asientos protectores.

reclama justicia
Para Señeriz, ya es momento de dejarse de paños tibios y aplicar el peso de la ley a los responsables de arrebatarle la vida a un inocente.

“La gente tiene que aprender a respetar la vida. Que la vida de tanta gente buena e inocente se vea en riesgo por la toma de decisiones de un irresponsable, tenemos que acabar con eso”, apuntó.

Señeriz lamentó que el 40% de los que mueren en medio de colisiones son jóvenes entre los 16 y 29 años, patrón que se repite en la mayoría de las muertes violentas que se registran.

“Todos somos responsables de garantizar la salud vial en este país, y todos somos responsables de, si alguien está bebiendo, detenerlo. Le estamos salvando la vida a esa persona y a un inocente”, sentenció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada