miércoles, 26 de octubre de 2011

En la mirilla 4 sospechosos


Por Miguel Rivera Puig, EL VOCERO

Genaro Camacho –uno de los varios amigos que supuestamente se encontraba en la residencia de Ana Cacho cuando fue asesinado el niño Lorenzo González Cacho– está en la mirilla del Departamento de Justicia y se le advirtió la semana pasada que figura entre las cuatro personas que podrían ser acusadas por el asesinato del menor, entre otros delitos.


De acuerdo a varias fuentes de EL VOCERO, el fiscal general Obdulio Meléndez le mostró a Camacho algunas de las piezas de evidencia con las que se propone sostener las acusaciones. No se precisó si se le ofreció algún tipo de acuerdo o inmunidad por su declaración, aunque las fuentes apuntaron a que con la prueba recopilada no hace falta su testimonio.

Camacho abandonó el Departamento de Justicia, donde junto al fiscal Meléndez se encontraban otros fiscales, siendo advertido de que la próxima vez que se le cite será para acusarlo. Aunque no se ha precisado cuando se formularán las acusaciones, las fuentes apuntan a que será antes de que termine el 2011.

Camacho –de quien en un principio se dijo era novio de la madre del pequeño asesinado, Ana Cacho– acudió al Departamento de Justicia acompañado de un abogado que trabajó en la Oficina de Asistencia Legal en Bayamón, y quien es su amigo.

En diciembre del 2010 Camacho compareció por primera vez a Justicia, donde se le hicieron las advertencias de ley como sospechoso. En esa ocasión rechazó una invitación a cooperar con la pesquisa.

A finales de ese mes, Camacho también compareció al Instituto de Ciencias Forenses (ICF) en Río Piedras, donde le tomaron muestras genéticas para ser comparadas con otra evidencia hallada en la escena.

Según reseñó EL VOCERO el 3 de enero pasado, desde abril del 2010 se había dado la impresión de que a Camacho se le habían tomado muestras de ADN. Sin embargo, fuentes enteradas señalaron a este diario que nunca se le había solicitado someterse a los exámenes, ya que en un principio la investigación apuntaba a que a la hora de los hechos el hombre no estaba en la residencia en la urbanización Dorado del Mar, aunque sí había compartido en horas de la tarde con Ana.

Para enero ya las autoridades tenían un perfil de Camacho que lo ubica residiendo solo en un condominio en Santurce y como empleado a tiempo parcial de un hospital, donde supuestamente realizaba tareas de contabilidad y no de ingeniería.

Camacho había albergado en su apartamento a Arnaldo ‘Naldy’ Colón, otro de los individuos que supuestamente estaba en la residencia en Dorado del Mar al ocurrir los hechos.

No se sabe si se citará próximamente a otra de las cuatro personas contra quienes Justicia se propone radicar acusaciones.

Lorenzo González Cacho fue asesinado en la madrugada del 9 de marzo de 2010 mientras dormía en la residencia donde vivía con su madre y sus dos hermanas. Su madre lo llevó al CDT del Municipio de Dorado horas después del ataque asesino y ha sostenido que inicialmente pensó que se trataba de una caída. En marzo pasado, poco antes de cumplirse un año del asesinato del menor, el fiscal general Meléndez expuso que Cacho era sospechosa del crimen. La mujer y su familia han reclamado a las autoridades que radiquen las acusaciones para poder defenderse en Corte.

Cronología del caso Lorenzo

9 de marzo del 2010: El niño Lorenzo González Cacho, de ocho años de edad, es declarado muerto en el CDT de Dorado. El agente William Marrero, de la agencia federal de Aduanas e Inmigración, le informa a sus jefes y a la Policía que en la noche del 8 de marzo había estado en la casa de Ana Cacho, con los amigos de ella, Genaro Camacho y Arnaldo ‘Naldi’ Colón.

11 de marzo de 2010: Las hermanas de Lorenzo quedan bajo la custodia de una tía.

12 de marzo de 2010: Un juez prohíbe que los restos del niño sean incinerados como pedía su madre Ana Cacho. La fiscal Wanda Casiano no descarta a Cacho como sospechosa del asesinato de Lorenzo.

13 de marzo de 2010: Lorenzo es sepultado.

23 de marzo de 2010: EL VOCERO publica en exclusiva que en el patio de la casa de Ana Cacho, en la urbanización Dorado del Mar se hallaron los documentos de excarcelación de Luis Gustavo ‘El Manco’ Rivera Seijo.

19 de abril de 2010: Ana Cacho da su versión en una emisora de radio y días después el abogado Antonio Sagardía –quien acababa de renunciar como Secretario de Justicia– asume su representación legal, a la que renunció el 12 de noviembre.

14 de mayo de 2010: La Directora del Instituto de Ciencias Forenses (ICP) sostiene que hay prueba contundente en el caso.

13 de julio de 2010: Inicia el proceso en la Sala de Relaciones de Familia en Bayamón, la cual termina meses después cuando una jueza le concede la custodia de las hermanas de Lorenzo a su padre Amhed Alí González.

24 de agosto de 2010: Ana Cacho y Ahmed Alí González se divorcian.

9 de diciembre de 2010: El Departamento de la Familia determina que Ana Cacho ni su familia podrá visitar a sus hijas ni llevarles regalos.

2 de marzo del 2011: El fiscal general Obdulio Meléndez le responde a Ana Cacho diciéndole que renuncie a sus derechos y declare en la investigación.

3 de marzo del 2011: El Tribunal de Apelaciones determina que Ana Cacho no podrá ver a sus hijas.

9 de marzo del 2011: Manifestación popular frente al Departamento de Justicia reclamando el caso sea esclarecido

21 marzo 2011: Vandalizan el apartamento de Ana Cacho.

27 de mayo de 2011: A instancias de Ana Cacho es acusado el detective privado Milton Rodríguez, quien escribió un libro sobre el caso Lorenzo, por divulgar información confidencial. Posteriormente fue exonerado.

20 de junio de 2011: Ana Cacho le hace llegar una carta al gobernador Fortuño pidiendo justicia.

18 de octubre se 2011: Se reseña que Carlos Cacho, abuelo materno de Lorenzo, le entrega a Luis Fortuño mientras está en el estado de la Florida un sobre manila alegadamente conteniendo unas fotos y documentos, el cual el mandatario refirió sin abrirlo al secretario de Justicia Somoza Colombani.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada