martes, 18 de octubre de 2011

Atractiva rebaja en la gasolina


por Leysa Caro González / Primera Hora

La orden emitida por el Departamento de Asuntos al Consumidor (DACO) que promueve un precio menor por la gasolina que se pague en efectivo parece tener contentos tanto a los detallistas como a los clientes.

Aunque aún son pocas las gasolineras que han implementado este nuevo método de compra, como medida para batallar en contra de los cargos que le imponía el banco por cada transacción hecha con tarjeta de crédito o débito, ya para algunos conductores resulta un atractivo difícil de resistir.

Para otros, sin embargo, ni fu ni fa. Si andan con el dinero en efectivo, pues la adquieren a un precio menor. Pero si lo que hay es ATH o tarjeta de crédito, tampoco tienen problema con completar la compra.

“Tengo efectivo de milagro porque esta mañana saqué para pagar el colegio, pero realmente yo voy a seguir con mi ATH. Es atractivo, pero en mi caso no es conveniente, porque todo lo pago con tarjeta”, comentó Itsalia López, de Guaynabo.

Desde el pasado 1 de octubre, el tope impuesto por la Comisión Federal de Comercio es de 21 centavos por transacción, más 0.05% del monto de la compra hecha con tarjeta de crédito o débito. Ese cargo, aunque lo tenía que pagar el comercio, no se le podía transferir al cliente, lo que representaba pérdidas para los comerciantes.

De hecho, ya hace algún tiempo las “altas comisiones” habían provocado que muchas gasolineras ubicaran cajeros automáticos en sus estableci mientos para no aceptar tarjetas de débito. “Entiendo que la gente se va a volver a educar a andar con efectivo, porque el consumidor está buscando la economía y el detallista subsistir”, comentó Rafael Soler, encargado de la gasolinera Total de la avenida Roosevelt.

En su caso, Soler indicó que hace sólo una semana que implementó la rebaja, así que aún no puede determinar si ha sido beneficiosa o adversa para su comercio. “No es un alivio. Me permitiría mantenerme en el negocio”, expresó sobre la medida.

Mientras, el consumidor Rafael González ve la propuesta como un alivio. “Por fin nos dan algo para atrás”, fue su respuesta espontánea al agregar que estaría dispuesto a utilizar más efectivo.

“Yo la pagué cash gracias a Dios. No (ando) mucho (con cash) porque, mientras con más efectivo ando, más gasto. Definitivamente, ahora voy a hacerlo así porque hay que buscar por todos lados el ahorro con lo cara que está la gasolina”, sostuvo.

Abimael Rodríguez también vio con buenos ojos la medida, pues entiende que beneficia al consumidor. Eso sí, dijo que acostumbra a hacer sus transacciones con tarjetas de débito y por ahora lo mantendrá así. “Si llega un momento en que todo el mundo practica eso, pues puede ser que cambie”, comentó.

El caso de Rebeca Carrera es similar al de la mayoría de los puertorriqueños; el efectivo dentro de su cartera es básicamente una práctica del pasado. “Siempre ando con tarjeta, pero si sé de antemano que va a estar más barata, saco dinero antes”, comentó.

Ojo, los detallistas no podrán aumentar el precio de la gasolina o cobrar un cargo a los que paguen con tarjetas. Tampoco podrán enviarlos a las bombas de servicio completo, pues la práctica está prohibida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada