lunes, 17 de octubre de 2011

900 asesinatos ¡Y todavía estamos en octubre!

Sara M. Justicia Doll y Bárbara Figueroa / Primera Hora
Todo apunta a que el año 2011 será el más violento en la historia del país.






El sábado en la tarde, la muerte de un hombre en Puerto Nuevo elevó la cifra de asesinatos a 900, un incremento de 139 casos en comparación a los ocurridos para la misma fecha en el 2010.

Cabe señalar que el 2010 cerró con 983 asesinatos -para el 14 de octubre se habían registrado 758-, convirtiéndose en el segundo año más violento de la historia, después de 1994, cuando se registraron 995 homicidios. “Esto es una barbaridad. Posiblemente, mañana (hoy) amaneceremos con algo más de 900, lo que quiere decir que vamos a llegar a la bárbara cifra de 1,000 y la vamos a sobrepasar”, anticipó el analista Benny Frankie Cerezo, quien perteneció al Comité Evaluador de la Policía al final de la superintendencia de Pedro Toledo.

El último homicidio se registró el sábado en la calle Córdova en Puerto Nuevo.

Un individuo fue encontrado en el lugar. El cadáver presentaba múltiples impactos de bala.

También, el sábado murió Víctor Pujals Fuentes, de 32 años. Éste fue ultimado a balazos en la avenida Dos Palmas, a eso de las 3:06 de la madrugada.

El viernes se reportaron muertes violentas en Bayamón y Guaynabo.

“Somos probablemente uno de lugares en el mundo más violentos, si no el más violento. En Irak muere gente, pero allá hay terrorismo, hay guerra. Esto aquí es otra cosa, la sociedad está enferma. Utilizamos a los policías para velar a manganzones, para guiarle el carro a ex gobernadores mientras hacen negocios y como plantones en casas de políticos. Y lo peor: a falta de trabajo, la gente se emplea en los puntos de droga”, dijo el analista.

El 21 de diciembre de 2007, el Comité Evaluador rindió su informe y el documento fue engavetado.

Cerezo indicó que curiosamente el informe federal sobre la Policía de Puerto Rico abundó en muchos de sus problemas y planteó soluciones que fueron presentadas en el reporte del comité que fue integrado por gente de todos los partidos.

¿Esto tiene solución?

Tiene solución, lo que pasa es que debe ser a corto, mediano y largo plazo y aquí sólo se maneja el corto plazo. Todo lo quieren resolver con más policías, más cámaras, y no se concentran en lo enferma que está la sociedad. El problema de salud mental mete miedo y los servicios de salud mental son un fracaso.

Y con las elecciones de camino la gente pide a gritos propuestas concretas y específicas para combatir la ola de violencia…

Tienen que venir propuestas que hagan sentido. Usualmente dicen que van a poner al día los pagos de horas extras, que contratarán a 500 policías, y todo eso para ganar votos. Es un ritual de cosas sin sentido. Mientras tanto, el país se sigue desmembrando.

Por su parte, el superintendente de la Policía, Emilio Díaz Colón, indicó que seguirá con las estrategias anticrimen que la Uniformada ha establecido hasta el momento.

“Hemos seguido haciendo patrullaje preventivo; se ve en los medios que hemos hecho intervenciones en el aeropuerto y en los últimos cinco días hemos cogido par de drogas y seguimos esclareciendo casos”, expresó el funcionario.

Cuando la prensa le cuestionó si cambiaría las medidas establecidas éste dijo que “que no, que el trabajo se está haciendo. Si buscan los resultados de los últimos trimestres, se ha visto cómo ha bajado la cifra en los delitos Tipo I” , dijo en referencia a las estadísticas de la Policía, que reflejan una supuesta baja en la criminalidad.

Cabe destacar que el Departamento de Justicia federal hizo serias observaciones sobre el manejo de estadísticas policiacas en Puerto Rico en un reciente informe dado a conocer públicamente.

Por su parte, el gobernador Luis Fortuño, en sendas comparecencias a actividades de carácter gubernamental y político, se mantuvo en silencio. En la primera no permitieron que siquiera se le preguntara y, en la segunda, una oficial de prensa dijo que el tema de la actividad era político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada