martes, 13 de septiembre de 2011

Se roban más de 40 lechones de una finca


Darisabel Texidor Guadalupe / Para Primera Hora

Aibonito.- ¡Oh, qué triste Navidad!

Las que podían ser unas Navidades con bonanza económica para un criador de cerdos del barrio Algarrobo, de Aibonito, ya no serán las mismas: amigos de lo ajeno le robaran la friolera de 40 cerdos de su finca.

Las fiestas y reuniones de los asiduos clientes de este porcicultor este año tal vez no cuenten con la misma cantidad de cuerito, morcilla y fresca carne aunque, como todo puertorriqueño, buscarán la manera de celebrar la época navideña con su pedacito de lechón asado... bueno, si lo pillos nos dejan.


El robo fue el domingo y la Policía aún no tiene sospechas de los responsables.

“Aquí ya no se tiene respeto por nada ni nadie”, dijo Nazario Núñez, padre de Jesús Núñez Ortiz, dueño de los cerdos.

El hombre expresó que el robo de los puercos ocurrió entre las 5:00 y las 7:00 de la noche del domingo, momento en que tanto su hijo como él no se encontraban en su residencia, ubicada en la carretera PR-717 de Aibonito.

Éste explicó que su hijo, quien trabaja en la sala de operaciones del Hospital Menonita, dedica su tiempo libre a la crianza de cerdos y ganado, con el que ha desarrollado su negocio de venta de estos animales.

“Mi hijo se dio cuenta al ver el portón cerrado... nos dejaron sólo tres cerdos”, explicó don Nazario.

El hombre agregó que entre los cerdos robados había de todos los tamaños y pesos, algunos listos para su preparación y satisfacer a los amantes de su carne.

“No vale de nada tanto esfuerzo para que unos charlatanes hagan esto”, mencionó Núñez, quien añadió que es la tercera ocasión en que son víctimas de robo de cerdos.

Al preguntársele sobre si la Policía atiende la situación con el mismo compromiso que atienden casos de otro tipo de delito, don Nazario contestó: “No hacen nada”.

“Ellos (la Policía) no se van a enfangar los zapatos ni a irse detrás de unos pillos de puercos”, destacó.

Argumentó que “es mejor no tener nada”, refiriéndose al intenso y largo trabajo que realizan por cerca de cinco meses en el cuidado de los animales para perder todo su esfuerzo en un abrir y cerrar de ojos.

“Dios se encargará de esos delincuentes”, aseguró tranquilo el hombre.

Por su parte, la agente del distrito policiaco de Aibonito Glicelia Alicea, quien investiga el robo, expresó que la pesquisa está en curso.

“Estamos en el proceso de entrevistar al perjudicado”, dijo la agente, quien destacó que la querella es la 2011-13-005-06645.

“Este caso será investigado como cualquier otro”, insistió Alicea.

José Rivera Alicea, comerciante del sector, lamentó la suerte que corrió su vecino ante la pérdida de los cerdos de su negocio.

“Los ladrones ya perdieron el respeto y la vergüenza”, indicó el hombre, a quien también le han robado en su colmado.

“A todos nos duele que nos roben el producto de nuestro trabajo”, comentó. Dijo, además, que la Policía brinda “poca o ninguna vigilancia en el barrio”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada