miércoles, 14 de septiembre de 2011

Hermanos de contratista decapitado reaccionan indignados por foto en SúperXclusivo


Maelo Vargas Saavedra / Primera Hora

Indignados.

Así se sienten los hermanos de Agustín Areizaga Cordero tras pasar por la traumática experiencia de ver en el programa SuperXclusivo de Wapa TV una foto de la cabeza del contratista, asesinado y decapitado en su propia casa, en el barrio Voladoras, de Moca, el pasado 4 de septiembre.

“Toda la familia está indignada, incluyendo los que están fuera de Puerto Rico que vieron esa foto en la televisión (a través de Wapa América). Eso no estuvo bien. No esperábamos algo así porque eso me hizo revivir la escena. Fue muy traumatizante para mí, me puse muy nervioso’’, dijo a Primera Hora Mariano, uno de los 11 hermanos de Agustín.


Una lluvia de críticas han caído sobre el manejador de la muñeca “La Comay”, Kobbo Santarrosa, por haberse atrevido a sacar la foto de la cabeza de la víctima en el counter de la cocina de su residencia.

En las redes sociales se han solidarizado con el dolor de la familia del contratista y han cuestionado por qué lo hizo.
“No somos de plástico ni somos de cemento, tenemos un corazón. Ese corazón siente y padece y eso fue faltarle el respeto a la persona de mi hermano, estas cosas no son para buscar rating, de ninguna manera, bajo ninguna circunstancia’’, agregó con voz entrecortada su hermana Eugenia.

En medio de su dolor e indignación, ésta dijo que lo único que quería era que se respetara a su hermano y recordarlo como era: “Una persona que amaba la vida, que contra la adversidad le daba una sonrisa a la vida”.
“El que colocó esa foto (también) en la Internet le faltó el respeto a la persona que fue mi hermano... Si mi hermano hubiese estado vivo, tampoco hubiera aplaudido eso’’, sentenció Eugenia.

El vil asesinato de Agustín, un contratista de 45 años, consternó al país no sólo por cómo ocurrió sino también por quienes lo perpetraron: dos menores que resultaron ser primos de la víctima.

La esposa de Agustín, Carmen Jiménez, no quiso hacer expresiones a Primera Hora.

Mariano, que confesó que no pudo dormir tras la divulgación de la foto, agregó que los hijos de Agustín, incluso, tuvieron que ir a un psiquiatra.

¿Quién entregó la foto?

El hermano de Agustín pidió también al superintendente de la Policía, Emilio Díaz, y al comandante de área de Aguadilla, coronel Alberto González, que investiguen cómo pudo llegar la foto de la cabeza al programa televisivo y a Internet.

“Puede que haya alguien infiltrado que haya pasado esa foto o que uno de los mismos muchachos, cuando lo decapitó, como tenía celular, se la pasó a algún amigo. Pero, como (la foto) se ve con mucha calidad puede que sea alguno de los que trabajó la escena’’, dijo Mariano a Primera Hora.

El hermano de Agustín aseguró que antes de que llegara la Policía nadie entró a la residencia, porque él no lo permitió. Es ese detalle lo que lo hace pensar que la foto que salió en televisión e Internet la tomó uno de los menores acusados por el horrendo crimen o alguien de los que trabajó la escena de crimen.

Fue precisamente Mariano quien junto a uno de los hijos de Agustín se toparon con el cuerpo en un cuarto y la cabeza en el counter de la cocina.

Mariano resaltó lo terrible que se sintieron luego de que saliera una foto de su decapitación en un programa televisivo que entre Puerto Rico y Estados Unidos fue visto por miles de personas.

De hecho, Santarrosa disfrazado de la muñeca La Comay se vio obligado a pedir disculpas públicas a la familia en su programa SuperXclusivo.

A eso, Mariano dijo que Satarrosa “tenía que hacerlo” y paso seguido, aceptó las disculpas públicas.

“Me parece bien que haya pedido perdón, tenía que hacerlo porque la familia se sentía incómoda e indignada con lo que hizo. Le pedimos que antes consulte con los familiares antes de sacar una cosa como ésa”, dijo Mariano.

Pesquisa en camino

Por su parte, el jefe de la Policía en la región de Aguadilla y el jefe del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC), capitán Julio C. Pérez, confirmaron a este diario, de forma separada, que se ordenó una investigación para determinar si alguien dentro de la Uniformada hizo llegar esa foto para su publicación.

“Vamos a investigar y ya se asignó a la Superintendencia Auxiliar de Responsabilidad Pública desde San Juan porque tenemos sumo interés de saber cómo llegaron esas imágenes a la Internet’’, aseguró el coronel González.

Eric Cordero Badillo y Octavio Salas Cordero, ambos de 17 años y primos hermanos que serán juzgados como adultos, fueron acusados de asesinato en primer grado y violación a la Ley de Armas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada