sábado, 20 de agosto de 2011

Van a rastrear acusados de violencia doméstica

por Leysa Caro González

Para Amárilis Pagán, del Proyecto Matria, el programa piloto de Supervisión Electrónica con Sistema de Posicionamiento Global (GPS) para imputados de violencia doméstica se queda cortísimo a la hora de intervenir con la raíz del problema de la violencia doméstica.

“¿Dónde queda el promover un cambio de mentalidad”, se cuestionó la licenciada.

“El Gobierno puede seguir invirtiendo millones en seguridad, pero si no invierte dinero y voluntad no van a dar abasto para detener a todos los agresores que el sistema está creando”, advirtió.

Sería más sencillo, indicó, que se incluya la enseñanza de perspectiva de género en el sistema de educación público y evitar las imágenes sexistas que se usan en campañas gubernamentales como “El Verdadero Amor Espera” y “Promesa de Hombre”.

El gobernador Luis Fortuño presentó el jueves el programa piloto de GPS para imputados de violencia doméstica.

La moderna tecnología permite rastrear la ubicación del agresor en todo momento, lo que garantizaría que se mantenga a distancia de la víctima.

“La iniciativa que presentamos es una nueva herramienta que le brinda a las víctimas de violencia doméstica la tranquilidad que merecen”, afirmó el primer mandatario.

El mecanismo tradicional, el grillete electrónico, sólo permitía ver cuando un imputado salía de su área de inclusión, y luego de eso se perdía su rastro por completo.

El programa piloto comenzó en la región de Bayamón, donde se estarán seleccionando 30 personas a las que se les acuse de la comisión de un delito de violencia doméstica y donde se le exija supervisión electrónica.

Fortuño explicó que con este nuevo sistema se podrá avisar a la víctima en el momento que el acusado entre al perímetro restringido y enviar agentes de inmediato.

“La respuesta rápida en estos casos es clave para salvar vidas”, recalcó.

Para demostrar la efectividad de la iniciativa, Fortuño hizo referencia a un estudio del Colegio de Criminología y Justicia Criminal de la Universidad de Florida que evidenció que los imputados monitoreados por esta tecnología tienen 37% menos probabilidad de violar una regla impuesta por el Estado.

Encontró también que los ofensores violentos utilizando el sistema de GPS son 91.5% menos propensos a cometer un delito cuando los comparan con los que no están siendo monitoreados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada