martes, 23 de agosto de 2011

A oscuras y sin agua miles de boricuas

por Antonio R. Gómez


Más de medio millón de abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica, y casi 90 mil clientes de la AAA, se encontraron sin los servicios, como parte de las secuelas que todavía padecían los boricuas ayer tras el paso del huracán Irene por Puerto Rico.

El país amaneció con muchas carreteras cerradas, obstaculizadas por las caídas de árboles o inundaciones. Pero a lo largo de la jornada, la normalidad fue llegando poco a poco y, de hecho, el gobernador Luis Fortuño reclamó un avance notorio en esa recuperación del país.

De hecho, Fortuño decidió que hoy sí hay que ir a trabajar.

Los estragos del huracán Irene en Fajardo Paso de huracán Irene por Trujillo Alto Irene azota a Vieques Los llamados a acudir a sus centros de trabajo son los empleados de Gobierno y las escuelas, pero las clases en el sistema público de educación se reanudarán mañana, miércoles, según anunció Fortuño.

El Gobernador explicó que el día libre adicional a los estudiantes obedece a que escuelas de 59 municipios fueron utilizadas como refugios y aún anoche podrían utilizarse otras si las condiciones del tiempo forzaban la evacuación de personas de áreas inundables. Indicó, además, que las restantes escuelas no han sido inspeccionadas tras el paso del huracán, por lo que esa labor se completará hoy.

Fortuño aseguró que el objetivo del Gobierno es devolver la normalidad al país lo más pronto posible.

Al momento de ofrecer su conferencia de prensa, cerca de las seis de la tarde de ayer, quedaban aún 580,000 clientes de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) sin servicio y 89,700 no tenían agua potable.

Se expresó confiado en que antes de que concluyera la noche de ayer, ambos números iban a bajar sustancialmente. Aseguró que las agencias están activadas y el personal se encuentra laborando para restablecer los servicios básicos a los ciudadanos.

Avanzan labores de limpieza

Además de las labores de restaurar los servicios de electricidad y agua potable, el Gobernador reclamó avances en la limpieza y apertura de carreteras. Indicó que sólo quedaban ayer tres carreteras cerradas, aunque no descartó que las lluvias que se esperaban anoche pudieran afectar otras vías.

Las tres carreteras cerradas son un puente en la PR-3, jurisdicción de Naguabo; la PR-53, por el desbordamiento del río Fajardo, y la PR-605 en Utuado, donde hubo un derrumbe.

Ayer estaba parcialmente cerrado un pedazo de la PR-52 en la jurisdicción de Cayey, donde hubo otro deslizamiento de terreno. Dicha vía sería reabierta anoche mismo, se afirmó.

Medidas sin efecto

El Gobernador anunció, además, que a pesar de las lluvias y la amenaza de inundaciones, se dejó sin efecto la Ley Seca y también la Orden de Congelación de Margen y Fijación de Precios, que impuso el DACO.

También anunció la reanudación de clases hoy en varios de los recintos de la Universidad de Puerto Rico. Éstos son Mayagüez, Aguadilla, Ponce, Utuado, Humacao y Ciencias Médicas. Los demás comenzarán mañana, miércoles.

Los servicios médicos también deben recobrar su normalidad. Tanto el Centro Médico como el Cardiovascular, el Hospital Universitario, el Hospital Pediátrico y el Hospital Regional de Bayamón estarán operando sus clínicas y realizarán cirugías como de costumbre.

Ayuda de Obama

El presidente Barack Obama declaró estado de emergencia para Puerto Rico, tras el paso de Irene, y ordenó anoche el envío de ayuda federal para complementar los esfuerzos de recuperación locales y estatales.
Justo Hernández fue nombrado como Oficial Coordinador Federal para las operaciones de recuperación en las zonas perjudicadas.

La declaración firmada por Obama, que tiene vigor desde el 21 de agosto, autoriza al Departamento de Seguridad Interna y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) a coordinar todos los esfuerzos de recuperación encaminados a aliviar el sufrimiento y los daños causados a la población por la emergencia, así como a proveer la asistencia necesaria para tales medidas de emergencia, en aras de salvar vidas y propiedades.

Fortuño indicó que el estadounidense Departamento de la Defensa enviará a la Isla un equipo militar experto en generación e instalaciones eléctricas. El Regimiento 249 se gestionó a través de FEMA.

También viajará a la Isla un equipo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU., quienes auxiliarán al Gobierno en las labores de recogido y disposición de escombros y en el área de construcción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada