martes, 14 de septiembre de 2010

Ejemplo de sostenibilidad

14 Septiembre 2010

Ejemplo de sostenibilidad
Culebra alberga la primera escuela ecológica del sistema público



Waleska Collazo, directora de la escuela, muestra las placas solares en el techo. (Foto/Ángel M. Rivera)Por Rut N. Tellado Domenech


Culebra cuenta con un plantel cuya arquitectura lo distingue de la mayoría de las escuelas del País.

Las anchas puertas y los altos techos de sus salones aprovechan la ventilación cruzada, haciéndolos más frescos. La biblioteca y la cancha bajo techo cuentan con tragaluces y ventanas que permiten a la luz del sol iluminar todo sin encender las bombillas.

Éstas y otras características hacen que la Escuela Ecológica de Culebra sea amigable al medio ambiente.

“Está pensada para ser lo más sustentable posible”, dijo el ecólogo Alexis Molinares sobre el plantel, diseñado por Fernando Abruña, que es considerado el padre de la arquitectura sostenible en la Isla.



“Es una escuela modelo que hay que mirar como ejemplo de lo que se debe hacer”, agregó el ecólogo.

El plantel, inaugurado hace dos años como el primero de este tipo en el sistema público de enseñanza, posee paneles solares que proveen un 65% de la electricidad que se utiliza. Un calentador solar provee agua caliente al comedor escolar.

Además, los techos poseen canales que recogen y almacenan en tanques el agua de lluvia para utilizarla luego para los baños y regar las plantas. Y como la isla municipio aún carece de sistema de alcantarillado, la escuela cuenta con su propia planta de percolación para tratar las aguas usadas, informó la directora Waleska Collazo.

Sin embargo, dijo que “de nada sirve que tengamos una planta física tan maravillosa si los estudiantes y la comunidad de Culebra no están conscientes de la importancia de mantener la ecología culebrense como debe de ser”.



Con esto en mente, se han encaminado diversas iniciativas que integran al currículo el conocimiento del medio ambiente y las prácticas sustentables.

En la biblioteca, Sebastián Ayala Vázquez, alumno de primer grado, toma de un estante libros con títulos como “Animales en peligro”, “El Yunque” y “Cuentos del fondo del mar”. Éstos y muchos más fueron donados a la escuela por Editorial Santillana para integrarlos a las clases.

“He aprendido sobre las tortugas marinas que quedan poquitas”, dijo el niño de seis años, quien contó que, junto a sus compañeros de clase, sembraron recao, tomate, plátano y otras hortalizas que luego consumieron en el comedor.

“Y estamos empezando a reciclar”, agregó Sebastián. “Ponen un zafacón en que no se recicla y otro en que sí. Eso ayuda a las plantas, al ambiente y a que la escuela no esté sucia”.

Por su parte, Diane Aquilina, dueña del vivero culebrense ‘D’Garden’, donará de su tiempo para arreglar las áreas verdes del plantel junto a padres y estudiantes. Y les enseñará acerca de la siembra y el cuidado de las plantas ornamentales, así como a identificar cuáles son de sol y de sombra.

“Estoy tratando de incentivar la agricultura, y qué mejor que incentivar en los niños el interés por las plantas”, dijo Aquilina. Añadió que estos conocimientos pueden ayudar a los chicos a tener su propio negocio en el futuro.

La organización sin fines de lucro CORALations tiene el proyecto Exploradores Marinos que, fuera del horario escolar, integra a niños de ocho años en adelante al cultivo de corales cuerno de alce, junto a estudiantes y profesores de la Universidad de Puerto Rico, en las playas culebrenses.

“Adiestramos a los niños para trabajar como guías educativos”, contó Mary Ann Lucking, directora de CORALations. “Aprenden sobre snorkeling, vida marina, a bregar con público y a trabajar en equipo. Se trae a grupos (de visitantes) interesados en la vida marina y los chicos les explican lo que están viendo en la playa”.

La importancia de este tipo de iniciativa, según Lucking, es que “se les da información que necesitan para montar un negocio de ecoturismo en el futuro. Podemos demostrar que hay oportunidades de empleo conociendo la vida marina”.

Para la directora escolar, es importante crear conciencia ecológica en la isla municipio. “La mayor parte de nuestra economía viene del turismo y el turista llega a Culebra por sus maravillosas playas y por todos los atractivos ecológicos que la isla tiene”, explicó. “Si la comunidad de Culebra no está consciente de que tiene que mantener esa ecología, lo que puede pasar es que la ecología se dañe, los turistas ya no quieran venir aquí, nuestra economía baje y nuestro pueblo se enferme”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada