lunes, 21 de junio de 2010

Acusados por la muerte de un paciente mental

19 Junio 2010

Acusados por la muerte de un paciente mental
La empleada y el dueño del hogar Casa Domenech I



Los hechos se remotan a mayo de 2008, cuando la encargada del joven, Keila Medina Nieves, intentaba sujetarlo tras un episodio de descontrol según las autoridades.Por Ricardo Cortés Chico / rcortes@elnuevodia.com

Inicialmente se pensó que la muerte del paciente mental Maxwell Ovidio Álvarez, era por causas naturales. Luego de la autopsia, sin embargo, se confirmó que era un asesinato.

La investigación policiaca dio con la presunta responsable de asfixiar al joven de 26 años: la empleada del hogar Casa Domenech I en Vega Alta Keila Medina Nieves. Ayer, la mujer, fue llevada ante la juez Marta Torres, de la Sala de Investigaciones de Bayamón, quien encontró causa para su arresto por el delito de asesinato en segundo grado.

Junto a ella fue acusado el dueño del hogar, Charlie Domenech, por maltrato institucional e encubrimiento, ya que supuestamente amenazó con despedir a los empleados del hogar recurso si hablaban de lo ocurrido.

“Al principio ellos (el personal del hogar) decía que el joven padecía de muchas enfermedades y que la muerte había sido por eso y era natural. Con la autopsia fue que nos enteramos que era un asesinato”, explicó Manuel Portalatín, supervisor de investigaciones criminales en la región de la Policía de Bayamón.

Portalatín explicó que los hechos, ocurridos el 15 de mayo de 2008, comenzaron cuando el paciente mental se “descontroló”.

Portalatín señaló que aparentemente la mujer, al intentar controlarlo sujetó con fuerza al joven hasta asfixiarlo. La mujer, al ser interrogada por los hechos confesó el crimen.

Ayer, tanto Medina Nieves como Domenech presentaron las respectivas fianzas de $20,000 y $15,000 que le impuso la jueza por lo que quedaron en libertad pero bajo supervisión electrónica.

La presentación de cargos contra ambos coincidió con la clausura de los dos hogares que mantenía Domenech como proveedor de servicios para la División de Servicios para la Población con Retardación Mental del Departamento de Salud.

En total, en ambos centros, había unos 15 participantes los cuales fueron movidos a dos instituciones similares, los cuales no fueron precisados.

Según la directora interina de la dependencia, Joan Rivera, el cierre de los dos hogares es permanente.

“De nuestra parte no vuelve a abrir”, dijo. Según Rivera, desde que se contempló la muerte del joven como un asesinato han colaborado intensamente suministrando información a las autoridades policíacas sobre el centro.

“Esta es la primera vez que ocurre algo así, de esta magnitud y ha afectado a muchos de la división”, dijo Rivera.

La funcionaria añadió que previo a la muerte del joven no había querellas de maltrato o quejas en cuanto al servicio que se brindaba en este hogar recurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario