viernes, 24 de enero de 2014

“Nunca tuvimos duda alguna”

Los tres hijos de la fiscal Janet Parra -de 20, 15 y 10 años- fueron su principal fuente de apoyo durante las largas horas que le dedicó al caso contra Pablo Casellas por el asesinato a tiros de su esposa Carmen Paredes Cintrón y hasta la acompañaron en sala varias veces. “Mi hijo mayor estuvo allí conmigo en estos últimos días, incluyendo anoche (el miércoles). Para mí es importante que ellos vean el trabajo que realiza su madre, porque para mí es importante que ellos sepan que yo estoy haciendo, o tratando de hacer, un poquito para dejarles un futuro mejor”, expresó Parra, quien es de Bayamón y tiene 44 años. Usted lloró al conocer el veredicto de culpabilidad contra Pablo Casellas. ¿Qué pasó por su mente? Primero que todo, como ser humano, uno tiene sentimientos. Agradecimiento a Dios porque de él es la justicia. Y segundo, le embarga a uno un sentimiento por todo el trabajo. La fiscal Phoebe Isales y yo estuvimos trabajando desde el 14 de julio de 2012, que es el día de la muerte de Carmen Paredes, largas horas, mucho tiempo. Y es el trabajo combinado con ver a una familia agradecida porque se le ha hecho justicia a ese familiar querido. Son muchas emociones juntas. Y, obviamente, en mi caso particular las emociones afloraron cuando vi a doña Aracelis (Cintrón) y al hermano de Carmen y nos abrazaron. Esas emociones las dejamos salir. Y son emociones llenas de agradecimiento, emociones llenas de la satisfacción de haber cumplido con nuestro trabajo. ¿Cuán importante era para la fiscalía ganar este caso? Este caso tiene la misma importancia que tienen todos los casos que ve el ministerio público. Pero para nosotros siempre es importante probar nuestros casos para hacerle justicia a las víctimas del crimen. ¿Recibió muchas presiones durante el caso? No. Presiones, ninguna. ¿Y de la opinión pública sintió algún tipo de presión dado que era un caso de alto interés para la gente? Lo que pasa es que para nosotros eso no es un asunto a considerar. Vuelvo y repito, nosotros hacemos nuestra investigación y determinamos cuando radicar un caso y cómo procesarlo. Lo que la opinión pública pueda decir o no del caso no es lo que nos lleva a nosotros a radicar un caso. Los que nos lleva a radicar un caso y procesarlo es la evidencia que tenemos y la confianza que podamos tener en esa prueba. ¿Tuvo dudas en algún momento de si podía probar el caso? En este caso nunca tuvimos duda alguna de que teníamos la prueba suficiente para probar los cargos que se habían radicado. ¿Qué se hizo distinto en este caso para lograr probarlo? Hay muchos casos que todos los días se prueban en la fiscalías en los 12 distrito. Hay casos en que lamentablemente el juzgador de los hechos entiende que no, pero los fiscales siempre radicamos casos en los que entendemos que tenemos la prueba. Y todos los días, en todas las fiscalías, mis compañeros fiscales ganan casos que se han probado. Este caso no es una excepción o algo que se salga de la regla porque hay muchos compañeros que ven sus casos todos los días y los prueban. ¿Qué posibilidades le ve a la apelación ya anunciada por la defensa de Pablo Casellas? En términos de la prueba, yo no voy a argumentar. No voy ni a avalar ni a criticar la función de mis compañeros. Solo puedo decir que ellos están en su derecho de apelar y buscar algún tipo de solución para ellos. Respetamos su decisión y para esa apelación estaremos preparados. La defensa criticó duramente la investigación de la Policía en este caso y usted la defendió con vehemencia. ¿Qué dice sobre esto? Yo llevo 13 años de fiscal, eso significa que llevo 13 años trabajando con el honroso cuerpo de la Policía de Puerto Rico. Conozco el trabajo de los agentes del orden público, del sacrificio de muchos de esos agentes. Y yo no tengo más que palabras de elogio y agradecimiento. No solamente a los agentes de ese caso, que son Abiel Soto y Carlos Ríos Treviño, sino a toda la Policía de Puerto Rico; esos agentes que nos ayudaron y se involucraron en esta investigación. Y sé, que de la misma forma que yo agradezco el trabajo de la Policía de Puerto Rico, lo agradecen el resto de los compañeros fiscales que representan al ministerio público, porque sabemos y reconocemos que son agentes trabajadores sacrificados y comprometidos con su trabajo. ¿Cómo fue su relación con la familia de Carmen Paredes? Durante todo el proceso, la familia de Carmen Paredes tenía acceso directo a mí. Las veces que me llamaron siempre los atendí. Teníamos mucha comunicación. Les explicaba el proceso. Para ellos era un proceso difícil y yo no tenía duda alguna en comunicarme con ellos y contestar sus llamadas. Sí, uno se acerca a las personas porque al fin y al cabo los estoy representando a ellos, en especial a Carmen. Y puedo decir que luego de esto hay una cercanía y hay un aprecio de parte y parte. Yo sé que ellos estuvieron apoyándome y confiando en nuestro trabajo desde el primer día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada