miércoles, 22 de enero de 2014

5 cosas que no les debes decir a tus empleados

Para mantener la cordialidad y la relación entre patrono y empleado en un mejor estado Ya sea que esté tratando de proteger a sus empleados o a usted mismo, la mayoría de las veces, el mantener a sus empleados desinformados puede hacerle más mal que bien. (Archivo) Como jefe o persona a cargo de un grupo de trabajo a su mando, es necesario entender que hay ciertas frases que no debe utilizar al momento de referirse a sus empleados, al igual que hay ciertas actitudes que provocarán más lealtad y producción entre el equipo si se dicen de la manera correcta. Mary Lorenz, escritora de Career Builder, compartió para el sitio virtual de MSN una serie de ejemplos que ayudarán a mantener la cordialidad y la relación entre patrono y empleado en un mejor estado. Aquí los consejos de Lorenz. 1. "Tienes suerte de trabajar aquí". Una declaración de este tipo podría sonar un tanto dictatorial, como una amenaza con la intención de incitar al temor, lo cual no es bueno para nadie. "La gestión basada en el miedo no crea los mejores resultados, es así de sencillo", explica Katherine Crowley, co autora del libro Working for You Isn't Working for Me: The Ultimate Guide to Managing Your Boss. "Si alguien vive con el miedo constante de perder su trabajo, no van a tener su mejor desempeño", añadió. 2. "Es lo que es, y punto". Esta frase implica que no hay espacio para el cambio ni la flexibilidad en una organización, incluso cuando ésta esté en una serie necesidad de ambos. No sólo es frustrante para los empleados escuchar estas palabras, sino que también puede obstaculizar a la organización en moverse hacia adelante. Como se ha demostrado por la creciente popularidad de los "hack days", estar abierto a nuevas ideas y empoderar a los empleados a explorar nuevas soluciones de negocio no solo aumenta la moral, sino que también es bueno para los negocios. 3. "Esa no es mi culpa". A menos que usted sea el Papa, no es infalible, por lo que si comete un error, admítalo. Si bien usted puede pensar que admitir un error revela cierto nivel de debilidad, en realidad es una señal de fortaleza, explica el experto en liderazgo, Dough Guthrie, en un reciente arículo en la revista Forbes. "¿Qué es más poderoso que un individuo se pare frente a sus empleados y admita que la falla fue suya?", escribe Guthrie. "¿Qué mejor manera de ganarse el respeto y la admiración de su equipo que al tomar la responsabilidad y la culpa usted mismo en vez de echársela a otra persona? Al admitir la equivocación, al tomar la culpa, usted tendrá seguidores más comprometidos". 4. "Eso no es de tu incumbencia". Ya sea que esté tratando de proteger a sus empleados o a usted mismo, la mayoría de las veces, el mantener a sus empleados desinformados puede hacerle más mal que bien. Los grandes líderes tienen que ser sinceros y lo más transparentes posible. "Si usted no puede practicar plena sinceridad, usted va a perder la confianza de su equipo, de su liderazgo y de sus clientes", dice Jim Welch, autor de Grow Now: 8 Essential Steps to Flex Your Leadership Muscles. 5. "¿Recibió mi correo electrónico?" Es genial si desea trabajar las 24 horas del día, pero no puede esperar lo mismo de sus empleados. Presionar a sus empleados a estar conectados constantemente a la oficina puede atentar contra su equilibrio entre la vida y la vida laboral, en última esencia, ocasionando sentimientos de resentimiento que conducen a un agotamiento físico y emocional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada