martes, 2 de octubre de 2012

Victoria verde



Por Rut N. Tellado Domenech / rtellado@elnuevodia.com



Este sábado 6 de octubre, seis jóvenes de Peñuelas viajarán a San Francisco, en California, a participar de ThinkQuest Live, evento al que solo pueden asistir los ganadores de la Competencia Internacional de ThinkQuest.

El equipo integrado por Lizahar Hernández, Camily Morales, Verónica García, Kiara Acosta, Roberto Madera y Kevin Martínez, en representación de la Escuela Superior Josefa Vélez Bauzá, obtuvo el primer lugar en la categoría ThinkQuest Projects, en la división para chicos de 16 años o menos.

Así, los boricuas se impusieron ante más de 51,000 jóvenes de 59 países con el proyecto “Our Living Roof”. Este consistió en utilizar ThinkQuest, la plataforma educativa en línea creada por Oracle Education Foundation, para solucionar un problema en su plantel.

“Hicimos una encuesta entre los estudiantes, quienes notaban que el calor que hace en los salones de clases los incomodaba”, explicó Kiara, que cursa el grado 11. Para combatir las altas temperaturas, los alumnos y su mentor, el maestro de ciencias Javier González, pensaron en un techo verde... hasta que compararon precios.

González contó que el grupo hizo un recorrido guiado por el techo verde del Cuartel de Ballajá, en el Viejo San Juan, donde aprendieron que esta alternativa conlleva el uso de material especial.

“Un techo verde se tiene que plantar directamente en el techo. Hay que saber de ingeniería para hacerlo”, explicó Lizahar, estudiante de undécimo. “En cambio, un jardín en el techo es casero, no se planta directo en el techo y se pueden usar materiales reciclables”.

Al comparar costos entre ambos, se dieron cuenta de que el jardín en el techo era una alternativa viable para ellos. “Nuestro jardín en el techo costó 76 centavos por pie cuadrado. Un techo verde puede costar $10 por pie cuadrado”, sostuvo Lizahar.

Roberto, quien cursa el duodécimo grado, explicó el proceso que siguieron para hacer el jardín en el techo: “Primero buscamos paletas de madera, que nos donó la fábrica de velas de Peñuelas. Después las cubrimos con ‘liner’ negro de sembrar y las subimos al techo. Después subimos tierra en baldes y grama para sembrarla”.

En un primer intento, sembraron plantas resistentes al calor como alfilerillo, sanguinaria y maní pinto, pero estas no resistieron las altas temperaturas, contó Roberto. Pero los chicos no se dieron por vencidos y volvieron a intentarlo con grama.

Luego, Kiara indicó que tomaron la temperatura dentro y fuera del salón ubicado bajo el jardín en el techo. Compararon los datos con temperaturas tomadas antes de hacer el jardín y con las tomadas en el salón de al lado, que se usó como grupo control.

“Funcionó porque la temperatura bajó. La diferencia entre un salón y otro fue de 2.49 grados Fahrenheit”, dijo Verónica, de grado 11. Camily, del mismo grado, indicó que hicieron otra encuesta que arrojó que alumnos y maestros que usaban el salón lo sentían más fresco. “Hasta un grado puede hacer la diferencia porque la persona puede bajar rendimiento por el calor”, sostuvo.

Los chicos divulgaron sus hallazgos en la plataforma de ThinkQuest y a través de una presentación en su plantel. Cada alumno fue premiado con una laptop y el viaje al ThinkQuest Live en San Francisco junto a su mentor. La escuela del maestro, la Intermedia Rafael Irizarry Rivera, recibió $5,000 para el programa de ciencias.

Este es el tercer equipo boricua -y el segundo de Peñuelas- que gana esta competencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada