jueves, 25 de octubre de 2012

Planifican seis plantas para incinerar basura

Por Gerardo E. Alvarado León / galvarado@elnuevodia.com No es una, ni dos, sino seis las incineradoras o plantas “waste to energy” que se erigirían aquí para manejar y disponer basura, según consta en la oferta de bonos más reciente de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).
El documento, preparado en abril pasado y del que El Nuevo Día obtuvo copia, da cuenta de que la AEE ya firmó acuerdos de compra de energía para seis proyectos de conversión de desperdicios sólidos, que generarían 243 megavatios de electricidad. La AEE firmó otros nueve acuerdos para proyectos de energía eólica, 16 de energía solar y dos de recuperación de gases de vertederos. Los 33 proyectos de “energía renovable” generarían, en total, 988.8 megavatios de electricidad. Ningún gerencial de la AEE estuvo ayer disponible para reaccionar a estos informes. Yohari Molina, portavoz de la AEE, lo achacó a la huelga de un sindicato. La oferta de bonos establece que “muchos” de los 33 proyectos todavía están en la etapa de obtener financiamiento y permisos. Destaca, a su vez, que aunque los acuerdos de compra de energía fijan costos más baratos que los actuales en la AEE a base de petróleo, el escenario cambiaría con el “pasar del tiempo” pues la generación con fuentes alternas costaría más que con gas natural. “El costo de la energía comprada a estas instalaciones se le pasará al consumidor a través de los ajustes de compra de combustible y de energía”, reza el documento, que no ofrece garantías de que los proyectos de energía renovable estarán completados en o antes del año fiscal 2016. La oferta de bonos tampoco precisa los nombres de las compañías con las que la AEE firmó los acuerdos de compra de energía. Es dominio público, sin embargo, que la compañía Energy Answers interesa construir una incineradora en Arecibo y que Sunbeam Synergy quiere hacer lo propio en Barceloneta. La planta de Arecibo ubicaría en el barrio Cambalache, procesaría 2,100 toneladas de basura al día, generaría 80 megavatios de electricidad y supone una inversión de $500 millones. Mientras, la planta de Barceloneta ubicaría en el barrio Florida Afuera, procesaría 272 toneladas diarias, generaría 10 megavatios y supone una inversión de $50 millones. El alcalde de San Juan, Jorge Santini, también ha manifestado su intención de construir una planta “waste to energy” en la capital. Cabe destacar que desde el 2000, la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) no ha aprobado permisos para construir incineradoras. Contrario a lo establecido Erigir seis incineradoras contradice lo plasmado en el Itinerario Dinámico para Proyectos de Infraestructura de Residuos Sólidos en Puerto Rico. Ese documento, preparado en febrero de 2007 por la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), propone la construcción de dos plantas “waste to energy” en el país. El Itinerario Dinámico -como comúnmente se le llama- fue diseñado para atender las necesidades de disposición y manejo de basura por los próximos 25 años. Incluye, entre otras cosas, las fechas de cierre de vertederos, su vida útil, planes de expansión y sitios a los que llegaría la basura una vez cesen operaciones. En opinión de Juan Rosario, líder ambientalista y representante del interés público en la Junta de Gobierno de la AEE, la construcción de seis incineradoras sería “una barbaridad”. “Siempre he estado en contra de la incineración y voy a seguir protestando, ya que es una mala solución al problema de la basura por razones económicas, ambientales y de salud”, dijo. “Estas incineradoras son un mal negocio y quienes único salen bien son sus proponentes”, agregó Rosario, al clarificar que los acuerdos de compra de energía ya estaban firmados cuando asumió en verano pasado su puesto en la Junta de Gobierno de la AEE. De paso, El Nuevo Día divulgó ayer que Energy Answers y la ADS firmaron el pasado 4 de abril un contrato que dispone que la corporación pública empleará “todo su poder en ley” para obligar a los pueblos a disponer su basura en la incineradora. En el contrato, ambas partes fijaron un “cargo base” de $36.05 por cada tonelada que se disponga en la incineradora. Para algunos municipios, ese precio es el doble de lo que ahora pagan por disponer en vertederos, según confirmaron alcaldes consultados. Los directivos de Energy Answers, Patrick y Mary Ann Mahoney, son los mimos que en la década de 1990 intentaron sin éxito establecer una incineradora en Arecibo. En aquel entonces, la empresa que dirigían llevaba por nombre Renova. Dudas con las cifras Orlando Negrón, presidente del capítulo local del Sierra Club, denunció que la idea de seis incineradoras se basa en “cifras incorrectas” sobre generación de basura en la Isla. Desde principios de siglo, el Gobierno ha manejado la estadística de que un puertorriqueño genera 5.6 libras de basura al día. El total poblacional ronda las 11,000 toneladas diarias. Según Negrón, la generación ha mermado a aproximadamente 3.91 libras diarias, a lo que se le añade que la población bajó en la pasada década. “Ahora también se deposita menos basura en los vertederos”, dijo en referencia a que ya no se permite la disposición de neumáticos, metales y material vegetativo, entre otros. “El Gobierno exagera las cifras para acortar la vida útil de los vertederos y dar paso a las incineradoras”, concluyó Negrón, no sin antes afirmar que el reciclaje ha subido, aunque poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada