lunes, 29 de octubre de 2012

La política en tiempos del Twitter y el Facebook

Por Yalixa Rivera Cruz / yrivera@elnuevodia.com Independientemente de si fue o no una buena estrategia del Partido Popular Democrático (PPD) apropiarse del dominio de su opositor político luisfortuno.com para usarlo a su favor, para Josh Hendler, quien fuera el director y estratega digital de la campaña presidencial de Barak Obama durante las pasadas elecciones, es una acción que pone en evidencia la importancia que han cobrado los medios digitales en las campañas políticas. “Esto es un testimonio de cuáles son los fundamentos de las campañas políticas de hoy día. En este caso, es embarazoso para ese partido (Partido Nuevo Progresista) que no supo salvaguardar los derechos de su dominio. Demuestra que el equipo de campaña no siguió los fundamentos básicos de la estrategias digitales que rigen hoy la política”, explicó, sin querer entrar en si fue correcto o no que el PPD se apropiara del dominio del gobernador Luis Fortuño.
La fórmula de Obama Bajo la sabiduría tecnológica de Hendler, el presidente actual y candidato a la reelección para la presidencia de los Estados Unidos, logró durante la pasada campaña recaudar sobre $500 millones a través de Internet, aportados por unos tres millones de donantes. Además, logró construir una base de seguidores que superó los 13 millones. Todo esto hace cuatro años, cuando el arraigo de las redes sociales no era el mismo de hoy. El experto en medios digitales, quien ahora se desempeña como director global de tecnología de Hill & Knowlton, aclaró durante su participación como orador invitado en la convención de la Asociación de Relacionistas Profesionales de Puerto Rico que gran parte de ese arrollador éxito se debió especialmente a la personalidad de Barack Obama. “Realmente, el secreto para activar millones de personas para que donaran a la campaña de Obama fue Obama mismo”, aseguró. Las claves del éxito “Aunque, claro está, todo esto se logró también porque había un propósito establecido. Para que una campaña digital sea exitosa, hay que tener en mente muy claro cuál es el objetivo. Una campaña digital que se haga porque sí, porque es lo que todo el mundo hace sin que tenga un fin, no es una buena práctica”, señaló Hendler. Ahora, todos los candidatos principales hacen uso de los medios digitales para llegar a sus audiencias, pero no todos lo hacen efectivamente, aclaró. Para tener éxito, lo más importante es conocer a la comunidad a la que se le habla y hacerla sentir que pertenece a un grupo. Conectar con ellos de una forma que la haga sentir especial, explicó. Por ejemplo, el director digital mencionó que para atraer donantes a la campaña del ahora presidente Obama se les enviaba a los votantes un correo electrónico personalizado con su nombre y diciéndole: “Fulano, sabes que en donde vives (California) hay 1,001 personas que se llaman como tú y que han donado a la campaña de Barack Obama”. De esta forma personal y directa se les invitaba a unirse a una comunidad y a formar parte de un grupo sin pedirles directamente su dinero. Estrategias como esta logran que los candidatos conecten y se identifiquen con la causa. Al final de cuentas, según Hendler, lo importante no es conseguir la mayor cantidad de seguidores o hacer la mayor lista de correos electrónicos, sino lograr una mayor empatía y lealtad de la comunidad. Sin embargo, una cosa lleva a la otra. Muestra de ello es que Obama sobrepasó los 10 millones de donantes cibernéticos durante esta ronda electoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada