lunes, 29 de octubre de 2012

Encienden las turbinas en Santa Isabel

Por Melisa Ortega Marrero / melisa.ortega@gfrmedia.com SANTA ISABEL - Cinco aerogeneradores del polémico proyecto energético ubicado en tierras agrícolas de este municipio comenzaron a operar ayer y se espera que para la tercera semana de noviembre ya estén funcionando las 44 turbinas operadas por la empresa Pattern Energy. El gobernador Luis Fortuño encabezó un recorrido por el proyecto en compañía del director ejecutivo interino de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Josué Colón; el presidente de la Junta de Directores de esa corporación pública, José Ortiz; el alcalde de Santa Isabel, Enrique Questell; y el desarrollador senior de Pattern Energy, Collie Powell. “Nos propusimos hace unos tres años cambiar la manera en que producimos y consumimos energía en Puerto Rico… De hecho, con estos 44 molinos de viento que representan una inversión de $215 millones en nuestra economía se van a estar generando 95 megavatios, que es más de lo que inicialmente se pensó”, dijo Fortuño, quien precisó que este flujo de energía equivale al consumo de unos 33,000 hogares.
Mediante gigantescos rotores de palas, la energía eólica se convertirá en energía eléctrica en 20 cuerdas de 3,700 que forman esta finca agrícola santaisabelina, descrita como uno de los terrenos más fértiles del país. “Hoy vemos aquí cómo la preocupaciones de todos los agricultores han quedado atrás porque el proyecto es completamente compatible con la agricultura de Puerto Rico y de esta zona. De modo que se han hecho caminos más útiles para los predios agrícolas que antes no los tenían, y hemos visto cómo solamente se ocuparon 20 y pico de cuerdas para la base de los molinos. Fuera de eso, todos los terrenos están disponibles para los cultivos”, dijo, por su parte, el secretario de Agricultura, Neftalí Soto. Al ser cuestionado sobre cuánto dinero público se utilizó para indemnizar a los agricultores afectados por la iniciativa, el funcionario indicó que se ha pagado cerca de $1 millón por los daños y las pérdidas de cosechas ocasionados. De otro lado, el presidente de la Junta de Directores de la AEE precisó que con el proyecto de aerogeneradores el país ahorrará en el consumo de electricidad unos $13,000 por hora. “Encima de eso, en una planta que está cerca de aquí hemos dejado de quemar 122 barriles de derivado de petróleo por hora… Es más de un millón de barriles al año que nuestros hijos, nuestros padres y nuestros abuelos dejamos de respirar. Ustedes ven cómo proyectos como este enseñan que puede haber desarrollo económico en total comunión con el ambiente”, expresó Ortiz. De acuerdo con el gobernador, los aerogeneradores de Santa Isabel se suman a proyectos en desarrollo en Naguabo, Guayama, Ponce, Salinas, Loíza, Guayanilla e Isabela para la producción de energía renovable. “Que quede claro que todos estos proyectos son privados. Lo que hemos hecho es decirle al mundo: ‘Estamos abiertos a fuentes alternas de energía, ven e invierte en Puerto Rico que te compramos la energía después que sea más limpia y más barata’. Aquí no hay financiamiento ni dinero del Gobierno”, manifestó Fortuño. Actualmente, seis opositores a este proyecto enfrentan un proceso judicial por violar el artículo 208-A del nuevo Código Penal, que establece como delito grave de cuarto grado la obstrucción y paralización de obras de construcción. Robinson Rodríguez Pérez, Raúl Mari Fernández, Rosemarie Vázquez Cruz, Javier Smith Torres, Edwin Velázquez González y Luis García Mercado fueron arrestados el pasado 15 de diciembre de 2011 mientras se manifestaban frente a una de las entradas a los terrenos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada