jueves, 11 de octubre de 2012

“Algo está pasando”

Por Marga Parés Arroyo / mpares@elnuevodia.com Tanto el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Eduardo Ibarra, como el presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas, Miguel Colón, ven con sospecha las cifras oficiales del Departamento de Salud sobre tuberculosis, las cuales reflejan una baja en los casos reportados. Ayer el secretario de Salud, Lorenzo González, indicó que durante los últimos siete años se ha notado un descenso en los casos registrados en la Isla. Así, mientras que en el 2005 se reportaron 113 casos, el año pasado se reportaron 50. Mientras, hasta el día de ayer aparecían 43 casos reportados en lo que va de año. “Hay bastantes casos”, comentó, sin embargo, el infectólogo Miguel Colón. “Los veo más en el Hospital Municipal de San Juan, donde hay uno o varios pacientes hospitalizados casi todos los días”. De acuerdo con el infectólogo, y con base en su experiencia clínica, la mayoría de los casos ocurren en extranjeros indocumentados, y por su condición ilegal sus casos no se integran a los datos oficiales del Departamento de Salud. “Los infectólogos en Puerto Rico vemos casos todo el año, pero más en instalaciones públicas. A nivel privado, por ejemplo, solo veo uno o dos casos al año”, agregó. El Nuevo Día dio a conocer ayer un informe del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que confirmó el brote de tuberculosis en un hogar de pacientes de salud mental en Trujillo Alto reportado a inicios de año. Según el CDC, tres personas murieron y se contagió el 81% de los 32 residentes del hogar. Antes de este caso, se registró un incidente durante julio de 2010. Cifra escandalosa “No se supone que se reporten más de 40 casos al año. Eso no es aceptable. Algo está pasando”, comentó a su vez Ibarra, cuestionando incluso la aceptabilidad de las cifras ofrecidas por Salud. Que sigan muriendo pacientes de tuberculosis, cuando hay tratamiento y hasta una vacuna disponible (bacilo de Calmette-Guérin), es algo “inaceptable”, recalcó el galeno. “En los últimos dos a tres años ha habido un resurgir de casos, muchos importados de indocumentados”, coincidió a su vez la doctora Ángeles Rodríguez, ex epidemióloga del estado. “Es una cosa que todavía está patente”, coincidió, por su parte, el infectólogo Javier Morales. Según el galeno, más allá de los brotes que siguen surgiendo en lugares hacinados, lo más importante para la comunidad médica es cómo atender los casos que muestran resistencia a los medicamentos. “Son organismos fastidiosos, no fáciles de detectar. Usualmente se reportan en sitios hacinados, donde hay una persona contagiada, como cárceles y hogares”, dijo Rodríguez. Personas con el sistema inmunológico comprometido o debilitado, como pacientes de VIH, de cáncer, de enfermedad renal o embarazadas, son los de más riesgo, dijo la infectóloga Rodríguez, quien recalcó que las personas que trabajan en salas de emergencia también están en algo riesgo de contagio. REGRESARON EN LOS OCHENTA Según Colón, desde la década de 1980, con la pandemia de casos del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), volvieron a aparecer los casos de tuberculosis. “Se está infectando más la gente”, subrayó. Ayer el titular de Salud le hizo un llamado tanto a la comunidad médica como a la ciudadanía en general a reconocer los signos y síntomas asociados a la infección con bacteria de tuberculosis. “Una persona enferma con tuberculosis podría presentar tos productiva (amarillenta) y sanguinolenta (hemoptisis), fiebre, pérdida del apetito, pérdida de peso, malestar general, dificultad respiratoria y sudoración nocturna, con o sin escalofríos”, manifestó en declaraciones escritas el funcionario. Mencionó que entre las pruebas diagnósticas están la de tuberculina, las bacteriológicas y la placa de pecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada