jueves, 27 de septiembre de 2012

Una duda del jurado provoca otro receso

Por Limarys Suárez Torres / lsuarez1@elnuevodia.com Una reflexión detallada sobre si Edison Burgos Montes merece vivir o morir ejecutado por el asesinato de una informante federal provocó que ayer el jurado decidiera recesar labores y continuar hoy con el proceso de deliberación en el Tribunal Federal. Así, hoy, a partir de las 10:00 a.m., el jurado iniciará su tercer día de deliberaciones en medio de un proceso donde aumenta la tensión para Burgos Montes, su familia y la familia de la informante asesinada Madelyn Semidey Morales. Ayer el jurado reanudó su sesión de deliberación poco después de las 10:30 a.m. y a las 5:00 p.m. le informó al juez federal Jay A. García Gregory que aún no tiene un veredicto unánime, requiriendo de más tiempo para responder las preguntas de la hoja de veredicto más allá de toda duda razonable. A la 1:00 p.m., la sala de García Gregory abrió sesión y el juez federal explicó que el jurado tenía dudas sobre lo que significa el severo daño corporal que terminó con la vida de Semidey Morales. Específicamente, el jurado indicó que su duda era con la Sección II de la hoja de veredicto, que mide el Factor Umbral de Intención. “¿Existe diferencia entre severo daño corporal y daño corporal? ¿Ambas pueden causar la muerte?”, cuestionó el jurado en su nota. Tras discutir con las fiscales federales Julie Mosley y Marcela Mateo y los abogados de defensa Steven Potolsky y Rachel Brill, el juez determinó que lo apropiado era referir al jurado a la instrucción #11, que se titula “Definición de infligir de forma intencional un severo daño corporal que resulta en la muerte de la víctima”. Según esa instrucción, grave daño corporal es una cantidad considerable y significativa de heridas o daños; heridas que presentan un riesgo sustancial de muerte; infligir dolor físico extremo, obvio desfiguramiento o la pérdida o incapacitación (no temporera) de un miembro u órgano corporal o función mental. Los cuatro factores intencionales son: que Burgos Montes intencionalmente asesinó a Semidey Morales, que intencionalmente infligió severo daño corporal que resultó en su muerte, que intencionalmente participó de un acto que contemplaba que la vida de una persona sería arrebatada y que intencionalmente se comprometió en un acto violento conociendo que ponía en riesgo la vida de una persona. Para que el jurado determine una condena de muerte contra Burgos Montes deberá encontrar de forma unánime y más allá de toda duda razonable al menos un agravante y tiene que responder la hoja de veredicto, que se compone de un total de 12 páginas y siete secciones distintas con múltiples preguntas. La nota del jurado para expresar su duda provocó un aumento de tensión en el vestíbulo del Tribunal Federal cuando llegaron las partes. Los familiares de Burgos Montes, por un lado, lucían ansiosos. Pero, por el contrario, los padres de Semidey Morales, Carlos Semidey y Georgina Morales, se mantuvieron tranquilos, sentados en una banca del vestíbulo hablando con dos de sus hijas y las fiscales federales. Burgos Montes se convirtió en el cuarto caso de pena de muerte que se ve en Puerto Rico en el Tribunal Federal y es el tercero que llega a la fase de pena de muerte. Ayer ningún familiar emitió declaración sobre el proceso de espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada