martes, 8 de mayo de 2012

Más barata la energía solar, según un estudio energético

Por Gerardo E. Alvarado León / galvarado@elnuevodia.com Aún cuando en casi todos los países generar electricidad con fuentes renovables resulta oneroso, el alto costo energético en la Isla -apoyado por la dependencia al petróleo- permite que la producción con tecnologías alternas, como la solar fotovoltaica, cueste lo mismo o menos que con el crudo y otros combustibles fósiles. Un análisis preparado por el ingeniero electricista Agustín Irizarry reveló, incluso, que actualmente un sistema fotovoltaico instalado en un hogar puertorriqueño generaría electricidad más barata que la que vende la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Para llegar a esa conclusión, Irizarry, quien es experto en sistemas de potencia eléctrica, consideró los estados financieros auditados más recientes de la AEE y cotizaciones de instaladores de sistemas fotovoltaicos. “En Puerto Rico, la electricidad fotovoltaica es más barata que la que nos vende la AEE con petróleo. ¿Por qué la gente piensa que es más caro? No lo puedo entender”, expuso. Según los estados financieros, al cierre del año fiscal 2010-2011, el costo por kilovatio-hora (kWh) de un cliente residencial era de 23.5 centavos. Según las cotizaciones, un sistema fotovoltaico en una residencia cuesta $5 por vatio instalado. Por lo tanto, un sistema fotovoltaico de dos kilovatios cuesta $10,000 y los paneles solares están garantizados a 20 años. Considerando que ese sistema fotovoltaico solo recibiera cuatro horas de sol durante los próximos 20 años, produciría 58,400 kilovatios (ocho por día). Si esos 58,400 kilovatios se dividen entre los $10,000 de la inversión inicial, el costo por kWh sería de 17 centavos. Irizarry señaló que el costo por kWh de un sistema fotovoltaico industrial sería más bajo (13.7 centavos). El costo del kWh ronda hoy los 28 centavos. Menos “externalidades” Aunque no ofreció números, el también ingeniero electricista Efraín O’Neill señaló que las grandes fincas de viento (energía eólica) ya están a un nivel competitivo con los sistemas de combustibles fósiles. O’Neill destacó que, aunque en principio las energías renovables resulten caras, sus costos ambientales y sociales, conocidos como “externalidades”, son mucho más baratos que los de los combustibles fósiles. “En Estados Unidos se contabilizó el uso externo del carbón en $63 millones anuales... Y ese estudio, comisionado por el ‘National Research Council’, solo se enfocó en los costos a la salud, por lo que habría que estimar los costos ambientales”, dijo al aclarar que en Puerto Rico no hay análisis de este tipo. ‘Amarga’ experiencia en España En términos económicos, el uso de las energías renovables en España no ha tenido los resultados esperados, ya que el gobierno optó por subsidiar a las compañías que instalaron las tecnologías y el costo por kWh no ha bajado tanto como se anticipaba. El subsidio -de 50%- asciende a $31,000 millones. Para poder sufragar esa deuda, el gobierno español contempla aumentar la tarifa de luz en un 20%, relató Fermín Paz, secretario general de la Asociación Internacional de Derecho a la Energía, con sede en París. Explicó que en España, a diferencia de aquí, el precio de la electricidad generada con combustibles fósiles es más bajo que el de las energías renovables. Ello llevó al gobierno español a subsidiar a las compañías de tecnologías alternas. Pero, aparentemente, hubo un “sobreprecio” en la promesa de venta a estas compañías y por eso está sobre la mesa un posible aumento tarifario. “Las energías renovables también tienen sus problemas: algunas contaminan, no hay continuidad, son costosas y encaran problemas técnicos. De momento, no sustituirán a las energías convencionales”, afirmó Paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada