martes, 8 de mayo de 2012

Las relaciones online

Por Liz Sandra Santiago / lsrivera@elnuevodia.com Rafael y Maritza llevaban cuatro años de convivencia, con sus altas y bajas, pero en la suma de todo se consideraban una pareja feliz. Ambos profesionales se mantenían enfocados en sus respectivas y exigentes carreras. A diario ambos llegaban exhaustos al hogar y trataban de compartir el mayor tiempo posible los fines de semana y durante las vacaciones. Todo cambió cuando un grupo de amigos de la escuela de Rafael decidió reunirse. La convocatoria fue hecha a través de Facebook por una amiga de adolescencia que a él siempre le gustó. Esa atracción, sin embargo, en aquella época no pasó más allá de un par de miradas. Luego de ese reencuentro, ella regresó a su residencia en el extranjero, pero ambos continuaron en comunicación a través de la popular red social. Se escribían mensajes en el muro; cada uno comentaba de las fotos y los estatus del otro a diario. Un día, Rafael le propuso a su amiga: “Vamos a conocernos mejor”. Por cosas del destino Maritza leyó ese mensaje; fue suficiente para herirla profundamente. Para ella todo estaba bien, aunque había notado a Rafael un poco extraño y alejado. Cuando lo confrontó, él le juró que eso no era nada serio, que se dejó llevar por el juego y el coqueteo, pero que esa amiga no significaba nada en su vida. A pesar de que la pareja estuvo a punto del divorcio, han intentado solucionar la situación. Poco a poco las peleas y los reclamos han mermado, pero la realidad es que para Maritza nada ha vuelto a ser como antes: ella no confía en su esposo y la situación ha afectado su autoestima. Al igual que le ocurrió a Rafael y a Maritza, muchas parejas han visto cómo la sombra de la infidelidad opaca su felicidad desde que se han popularizado las relaciones a través de las redes sociales. Con frecuencia, el desenlace es la ruptura del vínculo matrimonial. Números reveladores Un reciente estudio realizado por la Academia Americana de Abogados Matrimoniales expone que las relaciones a través de Facebook provocan una de cada cinco demandas de divorcios en Estados Unidos. Otra investigación de este tipo, realizada el pasado año por CyberPsychology and Behaviour Journal, estima en unos 28 millones las separaciones en el mundo a consecuencia de infidelidades por medio de redes sociales. La capacidad de las redes sociales para proporcionar una cercanía sin contacto físico las convierte en un aliciente para explorar amoríos. “Pueden vivir la aventura porque el hecho de que no se ven hace que sea más viable la relación. Hay que tomar en cuenta que hay personas que son amas de casa, tienen un estatus socioeconómico o hasta religioso que quieren proteger, y la red cibernética les permite dejar salir esa libido y energía no liberada sosteniendo relaciones infieles con personas no conocidas o con las que no tienen una conexión física en un principio”, explica la psicóloga Mayra de Carmen Rosado. Otro detalle a destacar es que, según los expertos, lo que distingue estas relaciones extramaritales de hoy a través de la web es que ya no son secretas, pues quedan documentadas muchas veces en fotos y mensajes enviados al “inbox” o por el “chat”. Una intimidad peligrosa Es un hecho que la reconexión con personas del pasado a través de redes sociales se presta para una intimidad que a menudo raya en lo impropio. La página Divorce-Online favorece este señalamiento. Según una de sus encuestas en la que se tomaron 5,000 testimonios, las razones principales para una separación son las siguientes: “los mensajes inapropiados a miembros del sexo opuesto”, “los comentarios inapropiados realizados a exparejas” y “los cónyuges separados que publican mensajes desagradables sobre el otro”. ¿Por qué? Cuando ocurren situaciones de infidelidad, la primera pregunta que surge es ¿por qué pasó? Rosado señala que, por lo general, el infiel se involucra en una aventura extramarital -física o cibernética- porque no se siente satisfecho en la relación que lleva con su pareja. “Cuando hay una relación frágil que no está bien consolidada y se dan estas reuniones con antiguos compañeros de escuela, esto trae toda esa magia de las relaciones del ayer. Acostumbramos a pensar que todo tiempo pasado fue mejor y por eso cuando la gente se reencuentra aparece la nostalgia. Lo que muchas veces no ven es que las personas evolucionan y quien conociste hace 20 años no es la misma persona que ves hoy”, añade Rosado. La solución Para remediar los daños ocasionados por la “aventura cibernética” de uno de los integrantes de la pareja, lo primordial es aceptar el problema. La psicóloga señala que a la mayoría de los infieles les cuesta aceptar la responsabilidad de sus actos, porque piensan que por no haber llegado a un contacto físico no se trata de infidelidad. “Lo peligroso es que lo que comienza con una amistad íntima -en la que se le cuentan cosas al amigo cibernético que no le contaría a la pareja- va creciendo con el tiempo y puede destruir una relación real y una familia”, añade Rosado. Pero la solución no se encuentra buscando un culpable, sino haciendo un análisis de qué aspectos del matrimonio han causado la insatisfacción. La pareja tiene que sincerarse y tener el deseo de seguir hacia adelante. “Si la persona valora a su familia, debe cortar esa relación con terceras personas, pero cortarla de verdad. Esa situación es una señal de que tienen que fortalecer su relación, sacar tiempo para ellos, quizás olvidarse un poco de las relaciones laborales, extrafamiliares y concentrarse más en ellos como pareja y recapturar la magia que han perdido de esa relación”, recomienda la psicóloga. Para los solteros La realidad es que los encuentros a través de Facebook no siempre terminan en infidelidad. Esta red también sirve para que gente soltera reviva ese amor de juventud al que nunca se atrevieron a dar rienda suelta. Si estás en esa situación en la que luego de muchos años te encontraste con un viejo amor, el psicólogo Carlos Sosa te recomienda tomar las cosas con calma. El experto advierte que tengas cuidado cuando comienzas a tener este tipo de interacción, pues no siempre las personas muestran su verdadera realidad y terminas ilusionándote con un ideal. “Las relaciones ‘online’ muchas veces hay que tomarlas con pinzas, porque usualmente el tipo de proyección que hacemos es hasta un poco exagerada, tratamos de dar la mejor información y en ocasiones nos basamos en un ideal. Lo que ocurre es que te ilusionas muchísimo con una persona y, cuando compartes con ella en persona, te desencantas”, añade Sosa. Si ves que la amistad puede convertirse en una relación romántica, debes tener cuidado y de alguna manera programar un encuentro en un lugar seguro. Recuerda que han pasado años y cada uno puede haber desarrollado una personalidad y costumbres diferentes a las que tal vez tengas en tu memoria. “Debes tener los pies sobre la tierra y tener cuidado con los oportunistas. Si la persona se presenta con una relación demasiado fantástica, debes tener cautela y no tomar decisiones precipitadas”, recomienda Sosa. 8 reglas básicas Así como existe una etiqueta que dicta cómo debe ser tu comportamiento cuando interactúas físicamente con otras personas, también existen reglas para las relaciones cibernéticas. A continuación, conoce algunas de las más populares: 1 Evita relacionarte con personas que no conoces. Es muy cierto que algunos utilizan las redes sociales para conocer a más personas, pero la realidad es que no andas por la calle pidiéndoles a extraños que sean tus amigos. Si aún así quieres conocer gente nueva, hazlo a través de referencias de amigos y evita situaciones que pueden resultar peligrosas. 2 Es cierto que se trata de tu perfil y en él te expresas como deseas, pero evita comentarios agresivos relacionados con política, religión o asuntos morales. Con ellos no solo puedes comenzar un debate candente, sino que podrías ofender a otros. 3Recuerda que, cuando colocas información muy personal en este tipo de páginas, muchas personas -inclusive quienes no son tus amigos- pueden tener acceso a ella. Por eso, limita comentarios que dejen al descubierto tu intimidad. 4Por cuestiones de seguridad, no publiques cada paso que das. No permitas que ningún “amigo” pueda seguir tu rastro. 5Si te diviertes mucho con las aplicaciones y juegos, ¡perfecto! Pero ten en cuenta que eso no significa que a tus amigos les agrada recibir invitaciones para los diferentes juegos. 6Antes de colgar una foto, verifica que todos los que están allí aprueben su publicación y, por favor, asegúrate de que todos luzcan bien. 7 Compórtate en la red como regularmente te comportas en el mundo real, respetando a los demás y con mucha educación. 8Si tienes algo importante o confidencial que discutir con otra persona, utiliza el “chat” o el “inbox” para mantenerlo privado y no incomodar a nadie. ¿Cuál es tu estatus? ¿Cuál es tu estatus? A través de Facebook, puedes dejarle saber al mundo cuál es tu situación de pareja. • “SINGLE” - Es el más utilizado por quienes no tienen pareja o desean ocultar que la tienen. Se estima que el 39% de los usuarios se encuentran en este grupo, según información publicada en la página www.onlinedating.org, dejándose llevar por el comportamiento de millones de usuarios de Facebook con relación a su estado sentimental durante el 2010. • “ENGAGE” - Obviamente, es el preferido de los que comienzan a planificar su boda. Regularmente se cambia a este estatus cuando el novio entrega la sortija de compromiso. • “IN A RELATIONSHIP” - Es el estado que colocan los casados, las parejas que conviven y los novios. Es un estatus que demuestra estabilidad en la pareja. • “IT’S COMPLICATED” - ¿Qué revela este estatus? Una relación que aún no logra definirse, parejas en medio de un divorcio o aquellas que se encuentran revaluando la relación. Dice onlinedating.org que en el 2010 solo conformaba un 3% de los estatus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada