martes, 1 de mayo de 2012

A encoger el corazón

BBC MUNDO Científicos británicos comenzarán el ensayo clínico de una nueva terapia para pacientes con insuficiencia cardíaca. El tratamiento, que será probado en el Hospital de Corazón y Tórax de Liverpool y el Hospital Universitario The Royal, en Inglaterra, involucra el uso de impulsos eléctricos para encoger el corazón. El objetivo es estimular uno de los nervios que llegan al corazón para reducir el tamaño del músculo y mejorar la expectativa de vida del paciente. Éste es el primer ensayo clínico de la técnica en humanos. Los estudios con ratas y perros demostraron que el tratamiento logró una tasa de supervivencia más alta en los animales. Se espera que el primer paciente sea sometido a la operación en los próximos días. Disfunción de riesgo La insuficiencia cardíaca es causada cuando el corazón, que se encarga de bombear sangre hacia y desde el organismo, no puede realizar esta función adecuadamente. Los síntomas del trastorno incluyen dificultades para respirar y cansancio excesivo. La enfermedad, que por lo general es causada por un infarto, otros trastornos del corazón e hipertensión, es común, discapacitante y potencialmente letal. Se calcula que entre 6 y 10 por ciento de los adultos mayores de 65 años sufren insuficiencia cardíaca. Cuando el corazón pierde su capacidad de bombeo comienza a acumular sangre y con el tiempo su tamaño se agranda. Y entre más grande, peores los síntomas, advierten los médicos especializados. Los investigadores de Liverpool esperan ahora poder revertir este daño con el nuevo tratamiento. Éste involucra implantar un dispositivo -similar a un marcapasos- en el nervio vago, que llega al corazón. Tal como señalan los científicos, la estimulación eléctrica de este dispositivo debe proteger al corazón de los efectos de la hormona adrenalina. Toxicidad peligrosa Esta hormona provoca que el corazón bombee más duro y más rápido, una de las respuesta del organismo a la insuficiencia cardíaca, que con el tiempo puede volverse tóxica y causar más daños en el músculo. La idea es que protegiendo al corazón de la adrenalina se pueda detener su agrandamiento y provocar un encogimiento. “Esperamos que esta técnica encoja al corazón, pero quizás no lograremos el tamaño normal” afirma el doctor Jay Wright, especialista en cardiología que dirige el ensayo. “El encogimiento podría conducir a una mejora en los síntomas. Sabemos que entre más grande el corazón, peores los síntomas” agrega el médico británico. Paciente pionero Casi 100 pacientes tomarán parte en el ensayo que se llevará a cabo en 30 hospitales en todo el mundo. El primero será Carl Jordan, exparamédico. Ya ha sufrido varios infartos que le han causado daños en el corazón provocando su agrandamiento. “Ser la primera persona a quien le implantan este dispositivo en Liverpool fue una decisión enorme” dice Jordan. “Mi calidad de vida por ahora no es muy buena debido a las restricciones que la enfermedad me impone, especialmente el problema de la respiración. Algunos días es muy severo y se está empeorando”. “Otro factor es que tengo una familia joven y aunque yo soy el enfermo ellos también están viviendo con la enfermedad y viendo todos los días lo que me está causando”. “Así que espero que el tratamiento mejore mi calidad de vida, y la de las vidas de otros pacientes” agrega. Las enfermedades del corazón representan una principal causa de muertes en Europa y Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada