viernes, 20 de abril de 2012

Escepticismo económico

Pese a los augurios de un repunte, economistas muestran reservas ante las nuevas proyecciones de la Junta de Planificación


Por Marian Díaz / mdiaz1@elnuevodia.com

Por primera vez en seis años, la economía de Puerto Rico terminará en terreno positivo al cierre del presente año fiscal 2012, según las nuevas estimaciones de la Junta de Planificación (JP) presentadas ayer.

La proyección ahora es de un crecimiento base de 0.9% y es mayor al 0.7% anteriormente estimado para el cierre del presente año fiscal, que finalizará el 30 de junio.

Sin embargo, los economistas han tomado con pinzas estas proyecciones y cuestionan los supuestos de una mejoría económica.

Rubén Flores Marzán, presidente de la JP, aseveró que la economía creció a un ritmo mayor al esperado debido primordialmente a dos factores: el desempeño positivo de la economía de Estados Unidos y la inversión en el sector de la construcción.

Ese crecimiento para el 2012 significa que la economía aumentó 2.4 puntos en los pasados 12 meses. El año fiscal 2011 cerró en un -1.5%.

“Hace algún tiempo que veíamos la luz al final, pero ahora estamos en efecto saliendo del túnel”, manifestó Flores Marzán en conferencia de prensa.

Sin embargo, el funcionario señaló que, aunque la proyección “base” es de 0.9%, la economía puede terminar también en terreno negativo, si los supuestos en que se basa el análisis cambian. En ese caso, el estimado mínimo para este año 2012 sería de -0.2%. Mientras, el escenario más positivo llevaría a la economía a crecer un 2.0%.

Flores Marzán indicó que la inversión en proyectos de energía renovable fue en gran medida responsable de este despunte económico. Sin embargo, no ofreció cifras de a cuánto asciende dicha inversión.

Al presente, hay solo cuatro proyectos de energía eólica en construcción, según el propio gobierno.

Proyectos como las escuelas del Siglo 21 y la extensión de la PR 66 son las mayores inversiones en la construcción pública este año. La inversión total en el sector de la construcción asciende a $4,166 millones.

De esos, unos $2,384 -equivalente al 57%- provino del gobierno, mientras que los $1,782 millones restantes los invirtió el sector privado.

Escépticos los economistas

Tres reconocidos economistas del País tomaron con escepticismo las nuevas proyecciones de la JP.

“Las proyecciones positivas que hace el gobierno a seis meses de una elección hay que ponerle un signo de interrogación”, expresó el economista Francisco Catalá. Señaló que el crecimiento proyectado de menos del 1% es tan insignificante que cualquier margen de error en la estimación lo llevaría a terreno negativo.

“Después de la contracción de seis años, que se proyecte ese crecimiento lo que demuestra es estancamiento y que no hay un crecimiento real de la economía”, agregó Catalá.

Por su parte, el economista Vicente Feliciano, presidente de la firma Advantage Business Consulting (ABC), opinó que la proyección de la JP para el presente año fiscal es “mejor de lo que hemos experimentado desde el 2006, sin duda”.

Dijo que esa proyección es consistente con los indicadores económicos, tales como los recaudos de Hacienda y las ventas de autos. Pero, a su juicio, no son necesariamente lo que necesitamos para crear empleos ni para que el estándar de vida de los puertorriqueños mejore.

A Feliciano le preocupa la brecha que aún persiste entre el ritmo de crecimiento de la economía estadounidense y la de Puerto Rico. “Si la economía de Estados Unidos crece al 3% y la de Puerto Rico a 1%, continuará la emigración. Mientras tengamos una brecha significativa, la gente seguirá yéndose de aquí”, señaló.

Mientras, el economista y catedrático universitario José Alameda indicó que las variables que están haciendo crecer la economía son las que el gobierno controla, entre las que mencionó la inversión en la construcción de las escuelas del Siglo 21 y el empleo en el sector público.

No obstante, el profesor universitario aseveró que los datos económicos que presentó la JP reflejan que la economía está enderezándose hacia terreno positivo, aunque a renglón seguido señaló que todavía falta mucho para aseverar que la economía se encamina a un crecimiento sostenido.

Panorama para el 2013

Para el próximo año fiscal -que arranca el 1ro. de julio- la JP proyecta un crecimiento “base” de 1.1%. De materializarse, sería el crecimiento más robusto de la economía desde el año fiscal 2005, cuando creció 1.9%.

El escenario más positivo pone a la economía a crecer a 2.3%, mientras el estimado mínimo la pone en terreno negativo, -0.1%.

Flores Marzán explicó que entre los factores que tomaron en consideración para la preparación de las proyecciones están el desempeño de la economía en EE.UU. y el mundo, el precio del petróleo, la inversión pública y privada, las exportaciones, los gastos de consumo personal y las transferencias federales.

“Las proyecciones se trabajan a base de diversos indicadores y varios supuestos. Es por eso que estas proyecciones deben ajustarse según el comportamiento de estos supuestos que no controlamos”, dijo el presidente.

En ese sentido, la JP estimó que el precio del barril de petróleo será de $108.14 en el 2013. Asimismo, proyectó que las inversiones en la construcción por parte del gobierno aumentarán en 22% hasta llegar a $2,909 millones, y las del sector privado serán $1,798 millones, que es prácticamente similar a la inversión hecha en el 2012.

Año de la insolvencia

Para el economista Catalá, el año próximo podría representar la ruina del sector gubernamental.

“En el 2013 la insolvencia del gobierno va a ser más evidente porque el margen para tomar prestado es mínimo. Y yo no veo señales de vigor en el sector privado para poder ser optimista en cuanto al futuro inmediato de la economía”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada