lunes, 31 de octubre de 2011

Llega a casa la medallista de oro Kiria Tapia


por José Ayala Gordián / Primera Hora


Kiria Tapia ha experimentado todo tipo de sensaciones en las pasadas 48 horas.


El pasado sábado no solo hizo historia al convertirse en la primera mujer puertorriqueña en ganar una medalla en el boxeo femenino, disciplina debutante en los Juegos Panamericanos, sino que le dio a la Isla su quinta presea de oro de la justa.

Hoy, a su llegada al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, su gente del residencial Monte Hatillo se desbordó en celebración, estribillos y calor humano para recibir a su nueva reina.

Visita el especial de los Juegos Panamericanos Lo primero que dijo la boxeadora de 21 años al ver a su hija, Angelianys Cruz Tapia, fue “¡Qué mucho te extrañé, mi amor!”, sin poder contener sus lágrimas. Luego la abrazó su madre, Xiomara, y la cara de sorpresa que demostró al ver a los medios de comunicación valió un millón. Su rostro mostró una sonrisa de esquina a esquina al ver a sus familiares, amigos y vecinos del residencial en las puertas de la salida de la terminal, ¡y entonces estalló la fiesta!

“La realidad es que me siento como si fuera (el ex triple campeón Félix) “Tito” Trinidad. Esto ha sido una experiencia inolvidable y algo muy bonito. Me siento superorgullosa de toda mi gente, que me han demostrado que me quieren”, resaltó una eufórica Tapia.

Su llegada para el recibimiento de heroína en el centro comunal del residencial Monte Hatillo, sin embargo, se retrasó por casi una hora, pues tal y como hacía el pueblo boricua cada vez que Trinidad llegaba de una victoria, Tapia fue llevada en caravana por el residencial Luis Llorens Torres, partes de Santurce, y por la avenida Barbosa.

En fin, el recibimiento fue parapelos, en especial para la nueva campeona panamericana de los 60 kilogramos.
Su grito de “¡Monte Hatillo!” levantó a los cientos que se dieron cita para recibirla en la cancha de baloncesto.

“Esto es un logro bien grande para mí y le agradezco a todos ustedes por estar aquí conmigo. Gracias por su apoyo, por sus oraciones, por estar conmigo en estos momentos...”, resaltó Tapia al dirigirse al público presente.

De inmediato, la púgil fue interrumpida por un corillo de fanáticos que corearon “¡Cuatro años más, cuatro años más!”, lo que sacó una carcajada de la medallista de oro.

¡Y claro está, Tapia tuvo que bailar La Pelúa con su entrenador, Orlando “Canito” Marrero!

“Fueron cuatro combates intensos y fuertes, pero gracias a Dios pude salir victoriosa. Fui a México a dar lo mejor de mí y salí con esta medalla de oro para todos ustedes. ¡Me siento orgullosa de ser de Monte Hatilo!”, puntualizó Tapia.


primerahora on livestream.com. Broadcast Live Free
Pese a no haber comido nada desde que se bajó del avión, Tapia firmó autógrafos y se tomó fotos con todos los fanáticos que se lo pidieron.

La celebración en Monte Hatillo fue enorme, y tal fue el regocijo que, al menos por un día, se detuvo la guerra entre bandos de Monte Hatillo, Berwin y Monte Park.

A la actividad, inclusive, fueron personas de Berwin y Monte Park, algo que llenó de alegría a Tapia.

“Es un orgullo y me causa mucha emoción el que todos los residenciales se unan y que demostremos el apoyo que hay para el deporte”, sentenció Tapia, quien ahora se preparará para el Campeonato Mundial que subirá a escena en mayo próximo en China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada