lunes, 12 de septiembre de 2011

Muchos y sonados los casos sin esclarecerse


Por Miguel Rivera Puig,

El fin de semana había cobrado 10 vidas entre el mediodía del viernes y la tarde del domingo, lo que llevó la estadística de muertes violentas a 803 un aumento de 113 comparado con el 2010.

El pasado jueves las autoridades hallaron el cadáver baleado de la tasadora Brendalí Sierra Ramos, en un solitario paraje de Bayamón.

La semana se inicia con más casos sin esclarecer, como las muertes recientes el de la tasadora Brendalí Sierra Ramos, cuyo cadáver fue hallado el jueves en Bayamón y la de los jóvenes voleibolistas Walter Quiles Rodríguez y Wilfredo Sevilla Alsina, ultimados viciosamente el lunes 5 de septiembre cuando llegaban al negocio Shannan’s Pub, en Guaynabo.

El pasado 6 de julio fue designado superintendente de la Policía, Emilio Díaz Colón, quien fuera ayudante general de la Guardia Nacional hace casi dos décadas. Al llegar a la Policía heredó una estadística de 581, que dejó su antecesor José Figueroa Sancha. Desde entonces han ocurrido otros 98.

Desde su nombramiento no han ocurrido cambios en la alta oficialidad y no se conoce un plan estratégico. Heredó además de la ascendente estadística en asesinatos, un malestar en la Fuerza por motivos salariales y el informe que rindió el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Dicho documento contiene una larga lista de recomendaciones de cómo desarrollar planes de supervisión en operaciones de campo y del eliminar agentes no cualificados.

El viernes se corrió el rumor de que Díaz Colón renunciará, y aunque fue negado, no se descarta que ante la falta de recursos y asediado por las críticas, en algunos meses regrese a su vida privada.

Buscan evidencia

Durante el fin de semana tanto agentes estatales como federales realizaron diversas gestiones para conseguir evidencia que ayude a esclarecer el asesinato de la tasadora Sierra Ramos, otro caso que se teme pueda engrosar la larga lista de casos sin resolver.

La mujer salió de su oficina en la avenida Nogal, en la urbanización Santa Juanita, en Bayamón, en la noche del miércoles. Se presume que acompañada de personas que conocía, llegó en su guagua BMW hasta un remoto paraje en el barrio Dajao. Bajó por un risco de cerca de 100 pies de profundidad, y aunque el lugar no es uno muy poblado, vecinos del sector oyeron cerca de las 8:30 de la noche del miércoles una detonación.

El jueves en la mañana agentes municipales dieron con la guagua de la víctima estacionada en el lugar en que fue asesinada, pero no vieron el cadáver. Al lado de la guagua habían colocado un velón blanco. El cadáver fue hallado a las 5:00 de la tarde con un balazo en la parte trasera de la cabeza con herida de salida por la frente, lo que apunta a que la mujer fue ultimada a traición. No le robaron ni prendas, como el reloj Rolex que lucía, ni dinero y propiedad que había en la guagua.

El velón y otra evidencia no revelada está siendo analizada.

Trascurrida una semana del asesinato de los voleibolistas Walter Quiles Rodríguez y Wilfredo Sevilla Alsina, varias personas fueron interrogadas en la Fiscalía de Bayamón y se espera que otros individuos sean entrevistados esta semana.

Aparentemente los sicarios buscaban a unos individuos que viajaban en un Honda Accord color blanco con los cristales oscuros, igual al que viajaban los jóvenes, uno próximo a graduarse de ingeniero y el otro recién graduado como contable en el recinto Universitario de Mayagüez.
Entre los más recientes casos de notoriedad que siguen sin ser esclarecidos figura el asesinato del banquero Maurice Joseph Spagnoletti, ocurrido a mediados de junio en el expreso Las Américas. El FBI asumió la jurisdicción en la pesquisa.

El pasado marzo ocurrió la horripilante muerte de Lorenis Karen Mejías Conteras, quien estaba en su último mes de gestación y de sus dos hijos en el complejo de viviendas San Juan Park.

En agosto del año pasado fue asesinada Georgina Ortiz, esposa del juez retirado del Tribunal Supremo Carlos Irizarry Yunque, en su apartamento en el Condado, crimen que tampoco no ha sido esclarecido.

En marzo del 2010 fue asesinado en su hogar en Dorado el niño Lorenzo González Cacho, otro caso de los muchos sin esclarecer.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada