viernes, 22 de julio de 2011

Censo confirma que somos más viejos

Antonio R. Gómez

El envejecimiento de la población puertorriqueña y el debilitamiento de la institución del matrimonio en la Isla quedaron documentados con los datos más recientes y precisos que publicó ayer el Negociado del Censo de Estados Unidos.

El informe, que se limita a datos de edad y la composición de los hogares boricuas, concluye que la edad media en Puerto Rico en el 2010 era de 36.9 años. Esa misma medida la estimó el Censo en el año 2000 en 32.1 años.

Los números para el 2010 indican que el 75.8 por ciento de nuestra población está ya sobre los 18 años de edad y que el 20.5 por ciento ya sobrepasa los 60 años.

Cuando se comparan esas cifras con las que publicó el Censo para el año 2000, es notable el hecho de que la población puertorriqueña es cada vez más vieja.

En el 2000, los mayores de 18 años representaban el 71.3 por ciento de la población y los que tenían más de 60 años entonces eran el 15.4 por ciento.

Al otro lado de la moneda está la estadística de los jóvenes. Según el Censo del 2010, sólo el seis por ciento de nuestra población estaba por debajo de los cinco años de edad y su total era de 224,756 niños.

Diez años antes, el total de éstos alcanzaba el 7.8 por ciento y su número se estimó en 295,406 niños menores de cinco años.

Otro dato que ofrece el Censo es que el total de hogares con residentes menores de 18 años se redujo de 44.8 por ciento en el 2000 a 37 por ciento en el 2010.

Mayores las mujeres
En la estadística censal del 2010 se estima la edad media de la mujer puertorriqueña en 38.6 años. La de los hombres se estimó en 35.1 años.

El 10.2 por ciento de las mujeres está sobre los 62 años de edad, frente a un ocho por ciento de los hombres.

Se confirma, por otro lado, que la mayoría de la población de la Isla es mujer, con un 52.1 por ciento. Esa proporción representa un leve aumento sobre el 51.9 por ciento que se reportó para el año 2000.

Menos los matrimonios
El desglose de la composición familiar en Puerto Rico refleja que los hogares compuestos por una familia de esposos, con o sin hijos, son ya una minoría en el país.

El estimado que se ofrece para este componente familiar es de un 45.0 por ciento de los hogares de la Isla.

Esa cifra representa una drástica reducción cuando se le compara con el Censo del 2000, en el que las familias encabezadas por un matrimonio representaban el 54.1 por ciento del total.

Según estos datos, el 22.6 por ciento de los hogares de Puerto Rico son encabezados por mujeres, sin la presencia del esposo. La estadística representa una leve alza sobre el 21.3 por ciento que se estimó para el Censo del 2000.

Apenas el 5.5 de los hogares los encabezan hombres sin la presencia de la esposa.

El Censo estima que el 73.1 por ciento de los hogares en Puerto Rico son de familia y en el 31.4 por ciento de ellos hay jóvenes menores de 18 años.

Otro dato interesante que ofrece el Censo es que el 23.8 por ciento de los hogares en Puerto Rico son de personas que viven solas. La mayoría de éstos son mujeres.

El 29.6 por ciento de los hogares puertorriqueños albergan personas mayores de 65 años. Dicha proporción es mayor que la del 2000, que se estimó en 25.4 por ciento.

Según estos datos, el 71 por ciento de las familias poseen su hogar en Puerto Rico y apenas el 28.4 por ciento viven en residencias alquiladas. El 40.3 dijo que tiene su casa saldada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario