viernes, 23 de julio de 2010

Riesgoso no supervisar adecuadamente a las instituciones educativas

23 Julio 2010
Por Aurora Rivera Arguinzoni / arivera@elnuevodia.com

La oferta educativa del País y la capacidad de competir por fondos federales podría peligrar si, de crearse, el Consejo de Educación de Puerto Rico no provee supervisión adecuada en los procesos de otorgar licencias a instituciones de educación.

Así lo advirtió César Rey, pasado secretario de Educación y ex decano de asuntos académicos de una reconocida universidad, al analizar el impacto que podría tener la implementación de la reorganización de los consejos de educación aprobada por la Legislatura.

El Plan de Reorganización Núm. 2 para fusionar el Consejo General de Educación (CGE) y el Consejo de Educación Superior (CES) llegó a Fortaleza el 13 de julio y debido a que la Legislatura está en receso el gobernador Luis Fortuño tiene hasta el 12 de agosto (30 días) para evaluarlo y firmarlo.

“Muchas veces por la prisa de reformular proyectos que pueden ser efectivos acaban siendo ineficientes y riesgosos para la totalidad de la oferta educativa. Inclusive, podría tener su efecto en la otorgación de fondos federales al no tener una supervisión adecuada”, sostuvo el educador.

Rey opinó que la labor del CES desde su reformulación en los 90 ha sido “encomiable”. “La mayoría, por no decir la totalidad de los administradores de educación superior de este País, estábamos muy agradecidos de esa función”, aseguró. Alertó sobre la peligrosidad de bajar los estándares para licenciar y acreditar instituciones educativas. “En un País donde fluye tanto dinero para educación podrían presentarse instituciones que no gocen de adecuacidad”, dijo.

El pasado 13 de julio José Aparicio y Madeline Quilichini, hasta entonces presidente y vicepresidenta del CES, renunciaron molestos por la aprobación de un plan que, a su juicio, restará poderes a la institución para impedir que se establezcan instituciones de dudosa reputación, o se ofrezcan programas académicos deficientes.

“En programas académicos (el Plan) no habla de suficiencia, el componente con el que vas a poder determinar si un programa cumple o no (con lo prometido)”, dijo Quilichini tras renunciar. Criticó, además, la pérdida de autonomía administrativa y fiscal a manos de los gobiernos de turno.

Entretanto, la ex senadora Carmen Berríos, nueva presidenta del CGE, se mostró confiada en que con la creación de los reglamentos internos del nuevo cuerpo se atenderá cualquier debilidad que pueda quedar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario