miércoles, 9 de noviembre de 2011

Piculín falla otra vez


Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Una prueba de dopaje realizada de forma sorpresa a José ‘Piculín’ Ortiz, ex jugador de los Cangrejeros de Santurce, dio positivo a sustancias controladas, lo que pondría en riesgo la libertad del ex atleta.


A cuatro días de haberse declarado culpable de cargos de sustancias controladas, Ortiz tendrá que regresar a las 9:00 am de hoy al Tribunal federal para comparecer a una vista ante la magistrada federal Camille Vélez Rivé, para mostrar causa por la cual no se le debe revocar sus condiciones de libertad bajo fianza.

Ello, luego de que el fiscal del caso, José Capó radicó una moción sellada en la que solicitó a la jueza Carmen Vargas de Cerezo que emitiera una orden de arresto contra Ortiz, debido a que el oficial de probatoria, Jeffrey Semidey, le informó sobre violaciones a su libertad bajo fianza.

En su orden, Vélez Rivé advierte que si Ortiz no comparece, emitiría de forma inmediata una orden de arresto.

EL VOCERO supo que el convicto acudió a una cita con su Oficial de Probatoria y que durante la misma, tuvo que someterse a una prueba de dopaje, que supuestamente dio positivo.

Personal del Tribunal federal explicó que las pruebas de dopaje se pueden hacer de forma programada o sorpresivamente durante las entrevistas con los oficiales de probatoria. La Oficina de Probatoria cuenta con personal adiestrado y las facilidades para la realización de estas pruebas.

El pasado viernes, Ortiz hizo alegación de culpabilidad de poseer 218 plantas de marihuana en su residencia, ubicada en Cayey.

Ortiz permanece en libertad bajo fianza. Todo acusado o convicto le está prohibido hacer uso de sustancias controladas mientras permanezca en libertad bajo fianza. El convicto se expone a una sentencia de entre cinco a 40 años de cárcel.

El ex atleta llegó a un acuerdo con la Fiscalía federal para que el gobierno recomendara una sentencia de entre 18 a 24 meses de prisión y cumplir 600 horas de servicio comunitario.

El 30 de junio del año en curso, Ortiz fue arrestado en su residencia en Cayey. Este admitió a los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), que era el dueño de las 218 plantas de marihuana, valoradas en $150 mil. De igual forma, reconoció que eran suyas las municiones de un rifle AR-15 que le fue ocupado.

El ex atleta fue acusado por un Gran Jurado de cargos de posesión con intención de distribuir marihuana y de mantener y rentar una residencia con el propósito de manufacturar sustancias controladas. La residencia está ubicada en el camino Las Parras, en Cayey.

Durante el allanamiento, los agentes le incautaron 40 balas para un arma calibre 5.56, compatible para un rifle AR-15. A su vez, se le ocupó un documento en el que se daban instrucciones detalladas sobre el cultivo de marihuana.

Ortiz estuvo recluido durante varias semanas en el Hogar Santísima Trinidad en donde recibió un tratamiento antidrogas.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada